28 de junio de 2013 / 02:37 p.m.

México necesita casi de un milagro si quiere avanzar a los octavos de final del Mundial Sub 20 de Turquía. Luego de un arranquedecepcionante, en el que cayó en sus dos primeros juegos, el equipo de Sergio Almaguer necesita ganarle por goleada a Mali y esperar varios resultados para colarse como uno de los mejores cuatro terceros lugares.

Aún así, y como bien dice el dicho, la esperanza muera al último, así que el Tricolor deberá sacar los tres puntos para no firmar una actuación vergonzosa en Turquía, a donde llegó como uno de los mayoresfavoritos, pero se puede ir como uno de los grandes fracasos.

Almaguer lo sabe bien, por eso aseguró que en este juego debe salir a relucir el mejor juego de esta selección.

"En la parte anímica por supuesto hay que darle una inyección, nosotros nos metimos en esta situación y en nosotros también se encuentra el salir de ella, hacer lo que corresponde, analizar al rival, ver cómo estamos en lo individual, con mi cuerpo técnico hemos y vamos a seguir teniendo reuniones para tratar de seguir poniendo al mejor cuadro, eso lo tenemos muy definido también", comentó Almaguer tras el entrenamiento post-partido de este miércoles.

El estratega sabe que la calificación es muy complicada y que no está en sus manos, por lo que reiteró que intentarán cumplir la parte que les corresponde, el derrotar a Mali, y esperar una serie de marcadores que les favorezcan.

"Al ver las posibilidades cambia un poco la perspectiva de la conversación con ellos, lo que no cambia es la realidad, que es que por momentos se ha jugado bien y hemos tenido errores muy puntuales que nos han costado los partidos también, son conscientes de ello", subrayó.

En la rueda de prensa posterior al partido, Almaguer dijo que había sido el peor partido desde que estaba al rente del equipo, pero puntualizó esas palabras, diciendo que hay que veces que ver el partido con calma "te cambia la óptica" y que eso había pasado esta vez.

El seleccionador destacó también que los jugadores están concentrados y que incluso algunos como Jesús Corona o Jonathan Jorge Espericueta, a los que los rumores sitúan estos días cerca de clubes europeos, permanecen con la mente al cien por ciento en el trabajo con el combinado azteca.

Sobre su actuación ante Paraguay, admitió que Corona "no leyó bien el partido", aunque destacó que cuando pudo conectar con Marco Bueno "realizó una jugada de gol muy importante".

"De Espericueta qué te puedo decir, ha tenido buenos partidos me parece, a pesar de que ha jugado diferentes posiciones y las tareas han sido muy bien realizadas de su parte", valoró.

LaAfición.com