DANIELA MENDOZA
29 de agosto de 2013 / 12:08 p.m.

Monterrey • Jacinto Padilla Valdés y Gerardo Ibarra Ruiz, secretario general y tesorero de la Federación de Sindicatos Independientes (FNSI), seguirán en prisión luego de que las autoridades federales les negaran una apelación sobre el auto de formal prisión dictado el 21 de noviembre de 2012.

 

Desde el Centro Federal de Reinserción Social número 9, en Ciudad Juárez, Chihuahua, seguirán dirigiendo los destinos de esta agrupación gremial, que no se ha decidido a relevarlos.

 

Ellos están bajo proceso por su presunta participación en el secuestro de un ex empleado de la FNSI y del hospital Santa Cecilia, de nombre Eliasiv Anarcasis Flores Fernández, desaparecido el 8 de febrero de 2011, hijo de Eduardo Flores García, quien fuera también asesor jurídico del sindicato.

 

Fue el Segundo Tribunal Unitario de Circuito del Centro Auxiliar de la Quinta Región con sede en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, quien desechó la solicitud de la abogada y representante de los líderes sindicales, Leticia Guadalupe Sánchez Quintero.

 

Para Eduardo Flores García, litigante del caso y padre del joven desaparecido, este proceso es un avance para que se haga justicia y una luz de esperanza para dar con el paradero de su hijo.

 

Fueron nueve meses los que tardó la resolución de la apelación, por lo que ahora Padilla Valdés e Ibarra Ruiz tendrán que defenderse de los cargos de secuestro y privación ilegal de la libertad.

 

“A ellos aún les queda el juicio de amparo, si quieren ampliar ese medio de defensa, sin embargo es importante dejar en claro que hay un juez que ya giro una orden de aprehensión; hay otro juez que otorgó un auto de formal prisión y un magistrado que lo confirma.

“Ya son tres las autoridades que han dado su opinión experta que encuentran elementos suficientes para sujetarlos a proceso”, dijo.

 

El abogado señala que a la par del proceso en el que él está coadyuvando con el Ministerio Público, su interés principal es buscar que alguien en algún momento le dé razón sobre la ubicación de su hijo.

 

Señaló que es injusto que ambos líderes utilicen como parapeto a la institución para protegerse de un delito que cometieron a título personal.

 

Para Jaime Macías, ex trabajador de la Federación, nadie ha tomado una postura responsable en torno a la FNSI, pues desde los líderes hasta el sector patronal se han hecho de la “vista gorda”.

 

“Se está gestando un problema muy grave, hay una bomba de tiempo, debe haber 80 o 90 mil empresas dentro de la Federación y al menos 300 mil empleados dentro del sistema de pensiones”, dijo.