15 de abril de 2013 / 10:47 p.m.

NUEVA YORK • El hijo de Michael Douglas tendrá que terminar de cumplir su sentencia de casi 10 años de prisión luego que una corte de apelaciones apoyó la decisión de un juez que lo castigó severamente luego que lo atraparon con drogas en la cárcel.

 

Un panel de tres jueces del Tribunal Federal de Apelaciones del Segundo Circuito dijo que casi duplicar la pena de cinco años que Cameron Douglas recibió originalmente a nueve años y medio era razonable.

La sentencia es "inusualmente larga" y "extraordinaria" en vista de que la mayoría de los presos por infracciones de drogas son castigados adentro de la prisión, pero los jueces no tienen que "hacerse la vista gorda ante un comportamiento que razonablemente puede entenderse como una demostración de que un acusado en particular ha demostrado ser un candidato inadecuado para tratamiento o indulgencia", escribió el juez Gerald Lynch.

Douglas, de 34 años, saldría en libertad a principios del 2018.

En un mensaje dirigido a empujar al Congreso hacia una reforma, el tribunal dijo: "Podría bien ser que la nación estará mejor servida con una estrategia médica para tratar y prevenir la adicción que por una guerra contra las drogas basada en la justicia criminal".

Y el juez Guido Calabresi dijo en una opinión concurrente que las leyes obligan a las cortes "a confrontar a diario una pregunta enojosa: ¿cómo tratar a adictos que han sufrido una recaída? No se nos permite tratar esta pregunta como una médica, aunque, en algunos sentidos, lo es".

Dijo que Douglas no era distinto a otros miles de internos.

"Los múltiples costos de nuestra estrategia de encarcelamiento —incluyendo el costo de llenar nuestras prisiones de drogadictos, sólo por mencionar un costo económico base— me llevan a expresar la esperanza de que el Congreso algún día busque un modo distinto de lidiar con este problema", escribió Calabresi.

Michael Douglas ha acudido varias veces al juzgado para apoyar a su hijo luego que éste fue arrestado en julio del 2009 por vender metanfetaminas desde un lujoso hotel de Manhattan.

En el 2010, el juez Richard Berman le dio a Douglas una sentencia indulgente frente a lo que de otro modo hubiera sido una pena obligatoria de 10 años como mínimo, porque Douglas estaba cooperando con las autoridades. Pero su generosidad se acabó cuando Douglas fue capturado violando reglas de la cárcel en repetidas ocasiones haciendo arreglos para obtener drogas, incluyendo cuatro veces en las que convenció a una abogada de 33 años con la que tenía una relación sentimental de que metiera barbitúricos en su sostén. La abogada llegó a un acuerdo con la fiscalía según el cual se retirarán los cargos en su contra si no se mete en problemas en un periodo de seis meses.

También convenció a una novia de que le enviara heroína escondida en un cepillo de dientes eléctrico mientras estaba bajo arresto domiciliario en el 2009.

En documentos de la corte presentados ante el tribunal de apelaciones, el abogado Paul Shechtman dijo que Douglas bebía mucho y que comenzó a experimentar con drogas en la adolescencia "para automedicarse, para aliviar su depresión y ataques de pánico". Dijo que Douglas se inyectaba cocaína a los 20 años y heroína a los 25. Shechtman no respondió de inmediato mensajes en busca de comentarios.

AP