1 de agosto de 2013 / 09:55 p.m.

Oaxaca • Desplazados triquis de la comunidad indígena de San Juan Copala realizaron el cierre y clausura "simbólica" de la puerta principal del Palacio de Gobierno, donde despacha el gobernador de Oaxaca Gabino Cué para exigir su regreso seguro su pueblo de origen.

Cuestionan que hayan fracasado las mesas de trabajo para garantizarles las medidas de seguridad necesarias para el retorno a sus casas y exigiendo haya castigo para los responsables de diversos asesinatos políticos registrado en la zona y la presentación con vida de Virginia y Daniela Ortiz Ramírez, que desde hace 6 años se encuentran desaparecidas.

Además acusaron que el pasado 30 de julio, inspectores y elementos de la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez pretendían retirar las estructuras metálicas donde expenden sus productos a un costado de la Alameda de León, además de intentar retirarlos del corredor del Palacio de Gobierno.

Las desplazadas encabezadas por Lorena Merino, denunciaron la falta de cumplimiento a los acuerdos con autoridades estatales, lo que violan las recomendaciones y medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).Calificaron como una farsa la llamada pacificación de la zona triqui, por que siguen prevaleciendo las mismas condiciones de seguridad de hace 3 años.

Advierten que en San Juan Copala sigue vigente la presencia de grupos de paramilitares ligados tanto con el Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT), como con la organización denominada Unidad para la Bienestar de la Región Triqui (Ubisort).

Recriminaron la falta de respuesta del gobierno oaxaqueño para permitir las condiciones, para que puedan retornar pacíficamente a sus comunidades tildando como mentiras la postura gubernamental respecto a una posible reubicación.

La vocera de los desplazados Lorena Martínez quien goza de medidas cautelares, afirmó que no desistirán de su objetivo de retornar a su pueblo natal,” no vamos a cambiar el hecho de regresar a Copala para dirigirnos a otra zona a vivir”, dijo.

Las 26 familias de desplazados de la comunidad de San Juan Copala, se encuentran desde hace más de 3 años refugiados en los corredores del palacio de Gobierno, aun cuando han existiendo en ese lapso retiros temporales.

Las hermanas Ortiz Ramírez desaparecieron el 5 de julio de 2007 en San Juan Copala, precisamente en el trayecto que va a Santiago Juxtlahuaca.

El día 13 de julio de 2007, la madre de las hermanas Ortiz Ramírez acudió a denunciar ante el Ministerio Público de Putla Villa de Guerrero, la desaparición de sus hijas, originándose la Averiguación Previa 187/2007 por el delito de Privación Ilegal de la Libertad.

OSCAR RODRÍGUEZ