25 de junio de 2013 / 09:02 p.m.

El español David Ferrer afirmó hoy, tras derrotar con ciertas dificultades en primera ronda al argentino Martín Alund, que disputó el partido con "algo de dolor en el tobillo" izquierdo.

"Estoy bien, está un poco inflamado pero no es importante. Le he puesto hielo al final del partido y no va a ser un problema para seguir jugando pasado mañana", señaló en rueda de prensa el español, que en la siguiente ronda se enfrentará a su compatriota Roberto Bautista, número 60 del mundo y debutante en Wimbledon.

El número cuatro del mundo encontró dificultades ante Alund, que competía por primera vez en el All England Club y puso contra las cuerdas al español en el segundo set y al inicio del tercero.

"La hierba es una superficie difícil para mi juego. Es duro defender aquí. Hoy la clave estuvo en el tercer set, en un momento importante él jugó algo nervioso y yo tuve más experiencia", analizó Ferrer.

El español destacó que su rival "hizo un buen partido, sólido, especialmente en el segundo y parte del tercer parcial", y apuntó que en un Grand Slam "cada partido es difícil".

Ferrer resbaló en dos ocasiones sobre la hierba de la pista central, incidentes a los que restó importancia.

"Yo siempre resbalo, el año pasado me ocurrió también dos veces, no es nada poco habitual. El problema no es la pista, es que la hierba es así", indicó.

En esta pista, donde el año pasado alcanzó unos cuartos de final en los que le apeó el local Andy Murray, "es mucho más difícil defender", afirmó.

Apenas dos semanas después de perder ante su compatriota Rafa Nadal la final de Roland Garros, Ferrer aseguró que llega en buenas condiciones al tercer grande de la temporada.

"El año pasado estuve en las semifinales de Roland Garros y fue mi mejor Wimbledon. Son sensaciones, a veces te sientes mejor tenísticamente, otras veces no. Vengo bien. Qué puedo pedir, estoy haciendo un año bueno, la cosa va bien", dijo Ferrer, que en las últimas dos temporadas ha llegado a las últimas rondas de todos los grandes torneos.

"Sé que necesito mejorar mi juego y tengo confianza en que puedo hacerlo. Tengo que mejorar y el partido contra Bautista no va a ser fácil", apuntó.

"Hay que mirar hacia adelante. Después de París, paré el lunes y el martes ya estaba entrenando. No he descansado. Pero quiero hacer un bueno Wimbledon, es un torneo muy importante", afirmó Ferrer.