Además de este amargo momento, el Tri tuvo una actuación lamentable en esta edición de la Copa Confederaciones, pues a pesar de la goleada 5-0 sobre el combinado de Arabia Saudita, no pasó de la primera fase tras ser derrotado por el cuadro de Oceanía y por la "verdeamarelha".
11 de junio de 2013 / 10:31 p.m.

La participación de México en la Copa Confederaciones Arabia Saudita 1997 fue para el olvido, sin embargo, el ex defensa Claudio Suárez la tiene muy presente, pues debió soportar una acusación de dopaje, que al final se comprobó fue completamente irreal.

 

Tras perder 3-1 ante Australia, la concentración del representativo "azteca" se cimbró ante la noticia de que el gran capitán había dado positivo por nandrolona durante un examen antidopaje.

 

"Fue un torneo muy complicado, por ahí nos enfrentamos a Brasil, fue una de las malas actuaciones que tuvimos, creo Australia nos ganó y en lo personal tuve una desagradable situación en la que me estaban acusando de dopaje y viví cosas difíciles", manifestó.

 

El "Emperador", en entrevista con Notimex, admitió que fueron momentos difíciles, ya que hubo gente que no le reconoció su limpia trayectoria e incluso existieron insultos hacia su persona.

 

"No sé que haya pasado la verdad, primero lo tomé a broma y después vi que era algo serio, sobre todo por las dudas que se generaron de algunas personas, muy desagradable, incluso de insultos, afortunadamente las cosas se aclararon", estableció.

 

El tres veces mundialista recuerda que ocurrieron cosas muy extrañas en todo el proceso, ya que al final fue exculpado porque el procedimiento que se hizo con las pruebas no fue el correcto.

 

"Nunca me las mostraron, supuestamente se dijo que era un error de laboratorio porque se tiene dos frascos, se abre uno y el segundo tiene que estar presente un representante o de uno, pero supuestamente los abrieron los dos y desaparecieron", declaró.

 

En su momento se dijo que Suárez había sido utilizado como "chivo expiatorio", pues trascendió que dichas pruebas eran de un elemento de la selección de Brasil, en específico de Roberto Carlos.

 

"Yo estaba diciendo eso, que no eran mías esas muestras, me hicieron análisis, hice todas las pruebas para que se dieran cuenta que nunca me valí de tomar alguna sustancia, asistí a las oficinas de FIFA (en Suiza), se manejó que las pruebas eran de otro jugador, no puedo señalar quien, solo fui a comprobar que no eran mías esas muestras y al final pude de alguna manera limpiar mi nombre", concluyó.