5 de marzo de 2013 / 01:47 a.m.

Los presidentes municipales de Juárez, Reforma, Ostuacán, Pichucalco y Sunuapa dieron a conocer que la realidad en esos municipios es ya insostenible por la contaminación a los suelos, mantos acuíferos y freáticos, así como al aire.

 

Tuxtla Gutiérrez • Cinco municipios petroleros de Chiapas unieron fuerzas para detener el deterioro de salud, ambiental y agropecuario que la paraestatal Pemex está ocasionando en la zona Norte del estado, aumentando los casos de cáncer y otras enfermedades en la población.

En conferencia de prensa, los presidentes municipales de Juárez, Reforma, Ostuacán, Pichucalco y Sunuapa dieron a conocer que la realidad en esos municipios es ya insostenible por la contaminación a los suelos, mantos acuíferos y freáticos, así como al aire.

Los ediles señalaron que actualmente los campos no producen, los peces mueren en las lagunas, la leucemia, enfermedades respiratorias y gastrointestinales aumentan considerablemente y las lluvias son de aceite, entre otras anomalías.

No obstante, pese a la evidencia Pemex no ha escuchado las peticiones de las autoridades municipales ni de la población, desestimando los daños debido a que no hay evidencia científica de dichas afectaciones.

Sin embargo, los alcaldes dijeron tener las pruebas necesarias, además de estar dispuestos a cubrir los gastos de expertos para demostrar a la parestatal que la contaminación está mermando no sólo la salud de los chiapanecos, sino incluso su economía.

Precisaron que al no producir los campos, además de estar contaminados, y reducirse otras actividades como la pesca, los pobladores se están empobreciendo aún más.

Los presidentes municipales, reunidos en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, aseguraron que “irán con todo” para poner un freno a los abusos de Pemex, ya que además han deteriorado las carreteras por el tránsito constante de vehículos de alto tonelaje.

Lamentaron que la única respuesta de los funcionarios de Pemex ante las demandas ciudadanas sea la de interponer denuncias para que se inicien averiguaciones previas y cárcel para quienes se manifiestan en contra con la toma de accesos a las instalaciones.

Pemex tampoco ha cumplido con aportar recursos o realizar la infraestructura necesaria a pesar de los altos ingresos que percibe por la explotación del crudo y del gas natural.

“Muy pocos conocen que en Chiapas, el complejo procesador de gas Cactus es el que más genera en el país. Tan sólo en Reforma se producen al menos doscientos tres mil millones de pies cúbicos diarios. Se extraen 49 mil 250 barriles de crudo diario”, señalaron.

Los alcaldes reconocieron que Pemex produce enormes ingresos para beneficio del país, no obstante, puntualizaron que piden lo justo, y en primer término está la salud de la gente.

A partir de este 4 de marzo se iniciarán acciones para que Pemex escuche a los chiapanecos, y si es necesario se tomarán las instalaciones.Si se inician procesos penales, entonces “tendrán que encarcelar a toda la población de la zona norte”, precisaron.

HERMES CHÁVEZ