— REDACCIÓN
17 de julio de 2013 / 09:32 p.m.

 Monterrey • Los socorristas de distintas corporaciones que participaron en el rescate de una pareja que quedó atrapada en el río La Silla cuando el agua comenzó a subir de nivel relataron la experiencia de este hecho.

El equipo estuvo encabezado por Ismael Contreras, director de Protección Civil en San Pedro; Gerardo Venegas, coordinador operativo; Gustavo Enke, coordinador de Prevención; José Romero Zendejas, director de Protección Civil de Guadalupe; Óscar Reséndez Rodríguez, coordinador operativo de Protección Civil del mismo municipio; y Germán Aguiña, jefe en turno.

Romero Zendejas afirmó se hizo un llamado a través del C4: 066, en el que se describía a una pareja que estaba atrapada en medio del río La Silla.

El cuerpo de rescate se vio un poco demorado durante el proceso debido a que el primer paso para llevar a cabo un operativo de auxilio es mantener a los rescatistas a salvo del peligro, por lo que tuvieron que intentar tres estrategias diferentes para poder sacar a la pareja del cauce.

"En Protección Civil somos muy unidos y disciplinados, por lo que inmediatamente responde PC del estado con el de municipio", aseguró Romero Zendejas, quien catalogó la coordinación que hubo entre 911 y bomberos como la clave del rescate.

Por su parte, Ismael Contreras comentó que recibieron un llamado de Protección Civil del estado, avisando de la pareja que se encontraba atrapada en el río, por lo que acudieron al lugar y se reportaron con Protección Civil de Guadalupe, por ser quienes estaban al mando, y fue hasta que se trabajó en conjunto que se pudo concretar un plan de rescate.

Primero intentaron sacar a la pareja con una formación que mantuviera a los hombres fuertemente unidos, pero la corriente era demasiado fuerte.

Después intentaron con una escalera de bomberos, pero no fue lo suficientemente larga, por lo que decidieron adaptar la estrategia aventando un salvavidas atado a una cuerda para utilizar la escalera como grúa.

A pesar de la presión por los dos intentos fallidos, Gerardo Venegas, coordinador operativo, afirmó que no se sintió miedo por parte de los socorristas, ya que respetan el estado de emergencia y saben que tienen que actuar con calma y cautela.

Añadió que la ubicación en la que se encontraba el matrimonio les permitió tomar las cosas con mucha paciencia, ya que se encontraban en la parte trasera de un árbol muy ancho, por lo que la corriente de agua se quebraba y no fluía con tanta fuerza en ese punto.

Los rescatistas coincidieron en que la situación que tensó el rescate fue que los padres de familia perdieron de vista a sus hijos y no sabían dónde podían estar.

Óscar Reséndez, coordinador operativo de Protección Civil en Guadalupe, detalló que se tuvo que hacer una intervención con los afectados, especialmente con la mujer, quien se encontraba en pánico por no saber la situación de sus hijos, hasta que se le notificó que se encontraban bien y reunieron a la familia.

Al ser cuestionados sobre la sensación que tuvieron cuando la pequeña multitud de espectadores los despidiera con aplausos y ovaciones, Gustavo Enke aseguró que "siempre es satisfactorio cuando se lleva a cabo un rescate que rinde frutos; independientemente de la camiseta que usemos, (las instituciones involucradas) tenemos un fin común de ayudar a la gente; es un orgullo ver las imágenes, ver que se pudo lograr".

Enke también hizo una observación a los medios de comunicación que se encargan de documentar este tipo de sucesos, ya que los videos les sirve bastante para ver errores y áreas de oportunidadpara poder mejorar las estrategias de rescate, dado que siempre habrá factores comunes y variables en cada caso.