NOTIMEX
22 de junio de 2013 / 07:14 p.m.

Monterrey.- • El turismo generado por personas con algún tipo de discapacidad, llamado turismo accesible, tiene el potencial para reanimar la economía de este sector en la zona metropolitana, considera un estudio de la Universidad de Monterrey (UDEM).

Así lo señala el proyecto "Evaluación de la accesibilidad de la industria turística de Monterrey: un primer paso hacia el turismo accesible", realizado como parte del programa de Licenciado en Turismo Internacional de la institución privada.

Refiere que el área metropolitana de Monterrey podría seguir el ejemplo de destinos turísticos como los que hay en Inglaterra, en donde los turistas con alguna condición de salud o impedimento, junto con sus acompañantes, gastan en ese país más del equivalente a 3 mil millones de dólares al año.

El proyecto indica que si se calcula que en México unas 5.7 millones de personas tienen algún tipo de discapacidad, se justificaría la inversión que sirviera para dar los primeros pasos hacia un turismo accesible.

La asesora del proyecto, Alejandra Camargo Ortega, dijo que el crecimiento en la economía turística no sería la única razón para impulsar mejoras en la infraestructura actual.

Señaló que también debe tomarse en cuenta el tema legal, ya que están protegidos nacional e internacionalmente los derechos de las personas con discapacidad a disfrutar oportunidades culturales y turísticas.

"Estamos perdiendo, de pronto, no solo la parte económica, que es atraer a este segmento de mercado, sino también la parte humana, la oportunidad de que la gente local también disfrute de estos servicios", indicó.

En el proyecto, destacó, se elaboró una muestra de accesibilidad en espacios turísticos con una evaluación sobre la información y amigabilidad de los sitios web, así como visitas a los establecimientos y entrevistas con algunos de los gerentes.

En la muestra, dijo, se tomaron en cuenta hoteles, museos, restaurantes, parques temáticos o paseos, centros comerciales, recintos para eventos y terminales de transporte, incluido el Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo.

Expresó que el estudio demostró que esta ciudad tiene mucho camino por recorrer para convertirse en un destino turístico accesible, ya que no existe información suficiente ni detallada sobre productos y servicios para este sector de la población.

Sólo algunos espacios consideran medidas para recibir visitantes con discapacidad motriz, pero la situación se torna difícil para los débiles visuales o auditivos, añadió.

Enfatizó que "en cuanto a la información disponible en los sitios de Internet de los lugares turísticos, se concluye que no facilitan la decisión de visitar un destino o algún lugar en específico".

Camargo Ortega añadió que " aunque se brinda algo de información, se enfoca principalmente a las personas con discapacidad motriz".

Aseguró que "Monterrey necesita mejorar su accesibilidad, sobre todo si quiere atraer el segmento de turistas con discapacidad, que aparte de atraer turistas también le va a servir a la población local".