3 de julio de 2013 / 12:22 p.m.

Monterrey • Tras anunciar que después del huracán Alex se han construido e inaugurado 360 puentes sobre diversos ríos y arroyos, el gobernador el estado, Rodrigo Medina de la Cruz, dijo que prácticamente ha concluido el proceso de reconstrucción, pero queda pendiente la reubicación de las familias que viven en los márgenes de los ríos, y esa labor le corresponde a los alcaldes.

"Sí hay un tema pendiente, donde principalmente los municipios, junto con la Comisión Nacional del Agua, y por supuesto que apoyaremos con mucho gusto, se tendría que hacer un esfuerzo extraordinario para reubicar a las personas que están todavía en las márgenes del río", dijo el mandatario.

Durante la apertura del puente San Sebastián, sobre el río Pesquería, en García, el jefe del Ejecutivo estatal exhortó a los munícipes a trabajar en el caso, censando cuánta gente está en esas condiciones, y realizando la tramitología necesaria.

"CNA está apoyando en este caso, como autoridad normativa, y el Estado, sin duda podría apoyarlos, pero tendría que iniciarse ese proceso", dijo.

Medina de la Cruz reconoció que el trabajo es complejo porque implica convencer a la gente que ahí vive, y conseguir un sitio dónde reubicarlos.

Habrá que hacerlo, pues aunque no es parte de los trabajos de reconstrucción, "eventualmente se viene otro huracán, y queremos que la gente esté segura", mencionó.

El nuevo puente requirió una inversión de 67 millones de pesos, tiene 260 metros de longitud, de los que 120 son de estructura, y el resto de rampas y accesos, y beneficiará a unos 30 mil habitantes del sector. El gobernador informó que sólo en García se han destinado más de mil millones de pesos para obras de infraestructura educativa y vialidades.

Barrerán con predios

Aunque se reubique a las familias que habitan en las márgenes del río Pesquería, muchas vuelven, regalan la casa o la rentan, y el problema sigue, por lo que una vez que sean enviados a un sector seguro, los asentamientos irregulares en el río y sus márgenes serán destruidos, anunció el alcalde de García, Jesús Hernández Martínez.

“Porque es una zona peligrosa, será necesario destruir las viviendas, para disuadirlos de que regresen, o de que otras familias vengan e invadan la zona”, comentó. Dijo además que las viviendas que se construyen para reubicar a los colonos estarían listas en dos semanas.

Se estima que en ese municipio son entre 300 y 400 familias que deben ser reubicadas, refirió Hernández Martínez.

Casas en el aire

Sobre este tema, autoridades del municipio de Apodaca sostienen pláticas con Fomerrey y la Comisión Nacional del Agua para reubicar a más de 150 familias que habitan en asentamientos irregulares, también en las márgenes del río Pesquería, informó el alcalde Raymundo Flores Elizondo, quien declaró que el proceso ha sido complicado, pues muchas de ellas se niegan a abandonar sus hogares, pese al riesgo de vivir en esa zona.

“Lo único que tenemos pendiente del (huracán) Alex, son algunos vecinos que no se han dejado ayudar, insisten en quererse ubicar en lugares que ponen en riesgo su vida y la de sus familias.

“Traemos 50 familias en Santa Rosa y en la colonia Moisés Sáenz otras 115, que son un poquito más de Escobedo que de Apodaca”, dijo.

El munícipe expresó además que varias familias no han cobrado los 98 mil pesos que el Gobierno Federal ofreció para que pudieran mudarse.

Sin especificar cuántas, Flores Elizondo detalló que hay viviendas que están prácticamente “en el aire” y deben ser derribadas debido al peligro que representan. Respecto al avance de las obras de reconstrucción tras el paso del huracán por Apodaca, aseguró que todas ya fueron concluidas.

FRANCISCO ZÚÑIGA Y MARILÚ OVIEDO