FRANCISCO ZÚÑIGA
14 de abril de 2013 / 03:20 p.m.

Monterrey • El 80 por ciento de los casos que ahora tiene el Poder Judicial del Estado podrían evitarse si prospera la Ley de Mediación que el Colegio de Mediadores de Nuevo León propuso al Congreso del Estado, señaló el presidente del organismo, José Steele Garza, al tomar posesión para un segundo periodo.

Hace un par de meses que la iniciativa fue recibida por los legisladores, y actualmente se encuentra en análisis de las comisiones correspondientes, y su aplicación implicaría una disminución de juicios, principalmente en el ámbito familiar.

"No es posible que el año pasado se haya cerrado el Poder Judicial con alrededor de 15 mil asuntos de familia, creemos que el 75 por ciento se puede hacer a través de mediación, pero necesitamos mediadores preparados, mediadores profesionales", subrayó Steele.

En lo familiar, prácticamente todos los casos son susceptibles de acuerdos, y en esto los mediadores profesionales han hecho grandes avances, dijo Steele Garza.

Actualmente el Colegio agrupa a unos 160 profesionistas, todos certificados, y el Poder Judicial tiene a otros 500.

Además de los procesos judiciales, hay un gran campo de casos, abundó, desde pleitos de vecinos hasta empresariales, que pueden resolverse si ambas partes se sientan a negociar con un mediador debidamente preparado.

"Yo estoy seguro de que si el Congreso aprueba esta ley, hecha por personal calificado de nosotros, vamos a lograr muchos beneficios, y se puede alcanzar la estabilidad social".

Durante el 2012, el organismo logró un acuerdo en 5 mil casos, principalmente mediación vecinal, mediación comunitaria.

"La mediación es la pacificación de los conflictos, pero con mediadores preparados, y el Gobierno del Estado y el Gobierno Municipal deben tener mediadores certificados que conozcan, la mediación no se puede improvisar, porque cuando se improvisa falta la mediación".

Steele Garza vaticinó que se puede evitar el colapso del Poder Judicial del Estado, porque tendrá menos asuntos y sólo se quedarán para juicios los que por su importancia, requieran la decisión de un juez.