Luis García 
27 de julio de 2013 / 01:05 a.m.

 

Monterrey • Ante la demora del Congreso local para sacar la Ley General de Víctimas, el Poder Judicial de Nuevo León advirtió que se trata de una asignatura urgente dado que la falta de normativa impide a los afectados tener igualdad de circunstancias con la parte imputada.

Graciela Buchanan, presidenta del Tribunal Superior de Justicia, señaló que la homologación de esta ley es necesaria ya que las víctimas se sienten más agraviadas en ocasiones por el proceso que por el delito en sí, al observar que no existe una respuesta a su caso.

“Parte del trabajo que se inició en el foro (en el Congreso local) es eso: hay que dar todo lo que nos falte de hacer para que la Ley de Víctimas tenga la vigencia que debe de tener, creo que en ese tenor, en mi opinión, claro que es urgente tenerla.

“Porque cuando especializas las cosas, como en el caso del derecho del inculpado, de todas las garantías que corresponden, tiene que haber ese equilibrio dentro de un proceso, y el equilibrio se dan en que tengan los mismos derechos”, refirió.

La magistrada indicó que esto provoca una doble victimización de las personas, que deben pasar por pruebas psicológicas o recreación de hechos, además del maltrato dentro del Ministerio Público.

“Es trascendente que esa Ley de Víctimas ya salga a la luz y se haga efectivo, porque es la forma de hacer congruente las reformas constitucionales en relación a los derechos humanos”, indicó.

No obstante, Buchanan descartó entrar en polémica con los diputados locales, pues se negó a señalar responsables por la falta de legislación a pesar de la obligación que existía para aprobar esta normativa desde hace varios meses.

“Mire, no quisiera decir exactamente que nos ha faltado, porque es muy casuístico, pero si puedo decirles que en términos generales en muchos casos, víctima se siente más agraviada por el proceso que por el mismo delito”, explicó.

Sobre el caso del menor de tres años que hasta el momento no ha sido registrado con los apellidos de su padre, que desapareció 12 días antes de su nacimiento, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia indicó que no existe impedimento legal para darle identidad.

“Es una violación al derecho a la identidad de todo ser humano como garantía fundamental, desconozco en lo personal el caso pero yo siento que ningún niño (…) me parece muy extraño que no lo registren, porque es un derecho, si el padre está ausente, si la madre está casada, ya se modificaron las normas para que se puedan hacer los registros”, sentenció.

Este tipo de incidentes son los que busca acotar la Ley General de Víctimas, que se aprobará tentativamente durante el mes de septiembre próximo.