18 de noviembre de 2013 / 04:01 p.m.

Sesenta y tres años después del triunfo más importante de la historia del fútbol uruguayo, los aficionados del la selección gritarán en su estadio el famoso gol de Alcides Ghiggia que dio lugar al "Maracanazo", el triunfo en la final del Mundial de 1950 ante al anfitrión, Brasil.

Será en el partido que el combinado nacional jugará el miércoles en el mítico Estadio Centenario, correspondiente a la vuelta de la repesca para el Mundial de Brasil 2014, que parece pan comido para los uruguayos después del 0-5 de la ida ante Jordania.

Pocos días antes de que se diera la semana pasada ese apabullante resultado en el encuentro celebrado en Amman, en Montevideo se vendieron en apenas 24 horas las 55.000 entradas que la Asociación Uruguaya de Fútbol había puesto a la venta para el segundo choque contra los jordanos.

Además de celebrar la clasificación, la fiesta de la afición celeste contará como aliciente con un homenaje a Ghiggia, de 86 años y uno de los símbolos nacionales.

El delantero es el único superviviente del "Maracanazo", llamado así porque la victoria uruguaya ante Brasil por 2-1 en la final mundialista celebrada el 16 de julio de 1950 y que se concretó con un gol del delantero en el minuto 79, se dio en el Estadio Maracaná.

Un vídeo promocional difundido en los medios de comunicación invita a los seguidores uruguayos a poner a prueba la potencia de sus cuerdas locales gritando el segundo tanto de aquel recordado partido, justo antes de que comience el choque contra Jordania.

Bajo el título "El gol más importante de la historia nunca se gritó en un estadio", el vídeo muestra imágenes en blanco y negro del "Maracanazo" y el fragmento de una entrevista a Ghiggia en el que el atacante afirma: "En el segundo gol no sentías volar una mosca, porque (los brasileños) se quedaron...".

Por su cercanía y por el recuerdo de aquella gesta deportiva, Uruguay ha vivido con gran intensidad la fase de clasificación al Mundial de Brasil 2014.

Tras un inicio prometedor en el grupo sudamericano, el equipo sufrió un bache en su juego que llegó a poner en riesgo su presencia en el campeonato mundial, aunque al final logró varios triunfos seguidos que le aseguraron la repesca, en la que pocos dudan de que saldrá victorioso para soñar con un nuevo "Maracanazo".

EFE