11 de agosto de 2013 / 10:10 p.m.

El fenomenal jamaiquino recuperó el domingo su título mundial en los 100 metros.

Bolt fue exigido a lo largo de la carrera sobre el tartán azul del estadio Luzhniki de Moscú, pero la fuerza de sus zancadas abrumó a sus rivales para ceñirse la corona que hace dos años cedió en Corea del Sur al ser descalificado por una salida en falso.

Fue una típica exhibición de Bolt: una arrancada lenta, seguida por un impulso incontenible de velocidad.

Tal vez este Bolt 2013 no sea el mismo fuera de serie de 2008 y 2009, los años en los que se divertía de lo lindo triturando récords mundiales.

Bolt cantó victoria con un tiempo de 9.77 segundos, a 19 centésimas de la plusmarca que estableció en el Mundial de Berlín 2009.

El estadounidense Justin Gatlin, quien lideró tras la salida, se quedó con la medalla de plata con 9.85. El jamaiquino Nesta Carter se llevó el bronce al cronometrar 9.95.

Gatlin, quien había derrotado a Bolt en Roma hace un par de meses, llegó como el único hombre capaz de ponerle cascabel al gato, después que el campeón vigente Yohan Blake (lesión) y Tyson Gay (dopaje) quedaron fuera del Mundial.

Todo parece servido en bandeja para que Bolt, quien se autodefine como "el atleta mejor dotado naturalmente que se haya visto", consiga otro triplete de títulos en la velocidad. Le tocan los 200, donde es prácticamente invencible. Y la cuarteta del relevo 4x100 de Jamaica es impresionante, puesto que Kemar Bailey-Cole y Nickel Ashmeade entraron cuarto y quinto, respectivamente en la final del domingo.

Lo demás que llama la atención de este Bolt, ahora con 26 años, es que ahora luce sobrio, alguien que ha dejado de desacelerar el paso en los últimos metros para hacer gestos histriónicos al tener asegurado su triunfo.

Ahora, cruza la meta con el rostro serio. Transcurrieron varios minutos para que Bolt hiciera la pose del "Rayo" que es su sello personal. Los rusos le dieron una serenata al hacer entonar por los parlantes del estadio "Three Little Birds", el clásico de Bob Marley.

Rusia, el país anfitrión, atrapó su primera medalla de oro del Mundial cuando Aleksandr Ivanov se consagró en la marcha de 20 kilómetros, derrotando al chino y campeón olímpico Chen Ding.

Como es habitual en la marcha, las descalificaciones por infracciones técnicas o por correr, incidieron en el resultado. Ivanov se benefició cuando el rival con el que pujaba por el oro recibió su tercera tarjeta amarilla. El guatemalteco Erick Barrondo, plata en Londres hace un año, parecía adueñarse de la delantera a falta de dos kilómetros para la meta, cuando le mostraron la tarjeta roja, con lo que Ivanov quedó con el camino despejado para ganar para euforia de sus compatriotas.

"Ataqué porque quería el oro, quería algo más que la plata", dijo Barrondo.

Tirunesh Dibaba, la magnífica fondista de Etiopía, conquistó su tercer título mundial en los 10.000 metros. Dibaba se proclamó campeona con un tiempo de 30 minutos y 43.35 segundos. La keniana Gladys Cherono y la etíope Belaynesh Oljira obtuvieron plata y bronce, respectivamente. Dibaba no ganaba el título mundial desde 2007.

Estados Unidos se apoderó de un par de preseas doradas cuando Ashton Eaton agregó el título mundial a su medalla olímpica de oro en el decatlón y Brittney Reese se proclamó por tercera vez consecutiva en el salto de longitud.

Eaton arrasó en el segundo y última día de la competencia de 10 disciplinas para obtener el único título grande que le faltaba. El dueño del récord mundial acumuló 8.809 puntos para aventajar al alemán Michael Schrader (8.670) y al canadiense Damian Warner (8.512). Estados Unidos ha ganado cinco de los últimos seis títulos mundiales de decatlón y los últimos tres.

Luego de clasificarse a duras penas a la final, Reese sentenció la definición con un salto de 7,01 metros en su segundo intento que le bastó para coronarse. Superó por dos centímetros a la nigeriana Blessing Okagbare. Tercera quedó la serbia Ivana Spanovic.

La croata y campeona olímpica Sandra Perkovic se quedó con el oro en el lanzamiento del disco femenino al vencer a la francesa Melina Robert-Michon y a la cubana Yarelys Barrios. Perkovic logró una marca de 67,99 metros para prolongar un invicto que lleva un año; Robert-Michon logró 66,28; y Barrios consiguió 64,96 para su cuarta medalla en igual cantidad de mundiales.

Ap