9 de agosto de 2013 / 01:09 p.m.

Monterrey • El ex comisionado de Tránsito de Monterrey, Ervey Cuéllar aseguró que cuando dejó el cargo en octubre de 2012, solamente cuatro elementos de la corporación faltaban de cursar las pruebas de control de confianza, por lo que aseguró que las recientes bajas el municipio de Monterrey solamente buscan un fin monetario.

Cuéllar Adame lamentó que el municipio de Monterrey utilice los controles de confianza solamente para recortar elementos y obtener una baja en el gasto que representan los uniformados.

"Yo creo que se está anteponiendo una situación económica a una situación que ya como ciudadano me da mala espina: que se estén utilizando instrumentos de control de confianza para desincorporar gente, a estas alturas parece un pretexto para correr gente.

"Cuando la comisión dejó de operar al mes de octubre, ahí nada más faltaban cuatro elementos de mandarlos a los controles de confianza, los resultados ni si quiera se saben, porque no les dicen cuál es el rubro por el que no los dejan trabajar", indicó.

Señaló incluso que una de las intenciones del municipio al fusionar las corporaciones de Tránsito y Policía es tener más elementos de seguridad y acceder así a más recursos de fondos federales.

"Pienso yo que es un pretexto para bajar más recursos federales llamándole a toda la corporación Policía, porque así como le llaman ahora, manteniendo Tránsito separado pues no juega, ni cuenta para pedirle a la Federación más recursos para infraestructura, para patrullas, para cuestiones de seguridad".

Cuéllar Adame dijo que si los controles de confianza se siguen manejando con este fin, pronto perderán credibilidad ante la población.

"Es un instrumento (los controles de confianza) que si los siguen manejando de esta forma va a perder confianza y va a perder credibilidad, yo creo que es pretexto para desincorporar gente".

Finalmente el ex Comisionado Ciudadano dijo que actualmente los problemas al interior de la corporación no son como en 2009, pues eran mucho mayores que ahora, aunque dijo que las extorciones difícilmente se abortarán.

"“Necesitarían ponerle un soldado a cada agente de Tránsito", dijo.

REYNALDO OCHOA