18 de abril de 2013 / 11:34 p.m.

El plan contempla un refuerzo de 77% como promedio del personal en los aeropuertos de las seis ciudades sede para atender todo tipo de necesidades de los visitantes, desde trámites migratorios hasta vigilancia sanitaria y seguridad.

"El objetivo es no sólo garantizar la calidad inmediata en el servicio, sino también hacer un entrenamiento para el Mundial. La FIFA organiza la Copa de las Confederaciones un año antes del Mundial para poner a prueba los preparativos, nosotros estamos utilizando el mismo método para prepararnos en detalle y evitar que haya sorpresas", dijo en conferencia de prensa el ministro de Aviación Civil, Wellington Moreira Franco.

Los aeropuertos brasileños han sido fuente de preocupación con miras al Mundial y las Olimpiadas de 2016, al revelarse inadecuados para atender la demanda creciente de los últimos años y para las necesidades que tendrá durante esos grandes eventos deportivos.

Las terminales aéreas de las 12 ciudades mundialistas se encuentran en proceso de ampliación y reforma y la mayoría no estarán listos a tiempo para la Copa Confederaciones, según han admitidos las autoridades.

Aun así, Brasil enfrenta un ciclo de eventos masivos que serán atendidos por sus aeropuertos en fase de reforma.

"Brasil pasa por un ciclo de grandes eventos, desde la (conferencia mundial) Rio +20 el año pasado, culminando con los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos en 2016. Esos eventos tienen características complementarias. La Rio +20 se caracterizó por la recepción de autoridades, tendremos la Jornada Mundial de la Juventud (en julio) que es un evento de masas, y la Copa Confederaciones que es un evento en red", comentó Guilherme Ramalho, secretario ejecutivo de Aviación Civil.

"La suma de esos eventos resulta en un país bien preparado para el Mundial que es un evento de masas con recepción de muchos VIP's y que involucra una amplia red de aeródromos. Será similar dos años después con los Juegos Olímpicos", agregó Ramalho.

Durante la Copa Confederaciones, del 15 al 30 de junio, el plan se aplicará en las seis ciudades que albergarán partidos, además del aeropuerto de Guarulhos, la terminal internacional de Sao Paulo, por ser el principal aeropuerto de entrada a Brasil.

El plan contempla la definición de áreas de restricción de vuelos en las áreas alrededor de los estadios en días de partidos, con prohibición total de vuelos directamente sobre los estadios con excepción de naves de seguridad y de emergencias médicas.

Además, habrá un refuerzo en el personal de atención en los aeropuertos junto con voluntarios para dar orientaciones a los visitantes.

Antes de la Copa Confederaciones se realizará una serie de simulaciones del plan de operación de los estadios, comenzando en Belo Horizonte, del 22 al 25 de abril, para coincidir con el partido amistoso Brasil-Chile que se realizará en esa ciudad. A lo largo de mayo se harán pruebas similares en las ciudades de Rio de Janeiro, Fortaleza, Salvador, Recife, Brasilia y Sao Paulo.

"Este mes de simulaciones será muy importante para que no haya ninguna falla a la hora de ejecutar el plan durante la Copa de las Confederaciones", dijo Ramalho.

AP