28 de marzo de 2013 / 02:05 a.m.

Monterrey.- • Negocios cerrados, menos gente de a pie y circulación ágil y fluida, se observó en las tres tradicionales arterias comerciales de la ciudad.

Empezamos por avenida Juárez de Ocampo a Colón, donde a la hora de abrir los establecimientos comerciales, a diferencia de días normales, era poca la gente que deambulaba por las banquetas de esa arteria.

El recorrido fue a pie, para lograr la impresión de los comerciantes establecidos y los clientes que disfrutaron la poca afluencia que hubo.

“Bueno, pues, esto se está quedando solo”, nos dice Margarita Sáenz de García, quien es asidua visitante de las casas comerciales de Juárez.

Contestó que no, que no tiene pensado salir esta Semana Santa, pues es poco el dinero del que dispone la familia y no les alcanza para disfrutar en otra ciudad el período vacacional.

Un comerciante de ropa se pone de acuerdo con una cliente que desea comprarle en volumen para que le salga más barato.

“¿Lo que tú quieres es revenderla?”, pregunta y la señora dice que sí, de manera que si le hace precio, le consume más.

Pasamos a la avenida Madero, el recorrido es de Félix U. Gómez a Villagrán, a la altura del templo Cristo Rey.

Es lo mismo que en la anterior avenida (Juárez), solamente que en toda la Calzada, como se conoce a la avenida Madero, no hay un solo establecimiento cerrado.

Es poca la gente que se desplaza por las banquetas peatonales, menos los vehículos que circulan y es el efecto de que mañana, Jueves Santo, será menos la gente y mayor el número de establecimientos cerrados.

En Padre Mier, el tramo es más corto, de Zaragoza a Cuauhtémoc, donde se aprecia lo mismo y es muy importante resaltar que el número de transporte urbano es también menor al de días normales.

A los comerciantes que entrevistamos no les es extraño que esto suceda en la Semana Mayor, se vende menos, se tiene menos clientela y, pues, la gran mayoría de las personas disfrutan del período vacacional.

“Fíjese usted”, dice un comerciante de Padre Mier, “además de las vacaciones, cabe advertir que el mal tiempo, como ayer (martes) y hoy, que fue mejor con temperaturas más altas, ayudó a que se ausentara más la gente”.

Se espera que este fin de semana la ciudad esté más tranquila, sus avenidas con poca circulación vehicular, ahorrándose buen tiempo los automovilistas que se quedaron aquí por una razón u otra.

VÍCTOR SALVADOR CANALES