18 de abril de 2013 / 06:47 p.m.

"Me siento más relajado. Tuve algunos momentos incómodos durante el año pasado. Ahora estoy de vuelta en la gira. Sólo estar aquí es una buena noticia", declaró el número cinco de la ATP, quien pretende conseguir su novena corona del tercer Masters de la temporada.

El español, a pesar de presentarse como tercer clasificado, es el campeón defensor del certamen que tiene dominado desde 2005, y en el que ha vencido a fuertes rivales como el serbio Novak Djokovic (finalista en 2009 y 2012) y el suizo Roger Federer (2006, 2007 y 2008).

Debido a lo anterior y tras su regreso a las pistas, Nadal reconoce que ganar es una situación muy importante, ya que previo al inicio del certamen en Mónaco reconoció que aún no se siente del todo recuperado.

"Ganar partidos, digo todos los días, pero ganar cada partido es muy importante para mí hoy. Cada vez que tengo la oportunidad de ir a la cancha y jugar bien, sentirme competitivo, es una muy buena sensación", expresó.

Nadal se medirá en cuartos de final con el búlgaro Grigor Dimitrov, quien dejó fuera de la competencia al alemán Florian Mayer por parciales de 6-2 y 6-4, y se dijo entusiasmado con enfrentarse al defensor del certamen.

 

"Realmente ansioso por el partido de mañana. Por ahora estoy muy emocionado. Ojalá pueda realizar mi mejor actuación. Va a ser un gran partido. Me siento bien físicamente, estoy listo para seguir adelante", dijo Dimitrov.

Sin embargo, el búlgaro reconoció que enfrentarse a Nadal no será sencillo, ya que el ibérico se desempeña de la mejor manera en tierra batida, lo cual es un punto en su contra, aunque no dejará de dar su mejor tenis para obtener el triunfo.

"Sé que mañana será otro punto de vista, ya que en tierra batida estaré jugando contra el más grande de todos los tiempos. Ahí está esa sensación y la ansiedad que quiere salir y hacer lo mejor que pueda", concluyó el búlgaro.