2 de marzo de 2013 / 05:01 p.m.

Comerciantes aseguran que sus ventas han caído 50% tras la instalación de los aparatos en San Pedro Garza García.

 

San Pedro Garza García.- Alrededor de 50 comerciantes de la zona del Centrito Valle, en San Pedro Garza García, bloquearon una de las arterias en protesta por la instalación de parquímetros, pues sus ventas se han visto afectadas considerablemente.

Alrededor de las 14:00 de este viernes, la calle Río Tamazunchale, en su cruce con entre Río Orinoco, fue cerrada a la circulación, lo que provocó la movilización de agentes de Tránsito y más de 10 elementos de la Policía Municipal.

Exigieron al alcalde Ugo Ruiz el retiro de estos parquímetros o la disminución del costo, que es de 10 pesos por hora, pues las ventas en sus negocios se han visto afectadas hasta en 50 por ciento.

“"Se han visto afectadas muchísimo, más del 50 por ciento han disminuido las ventas, de hecho se ve todo vacío, los clientes no se quieren parar, llegan y se van, ven todo vacío; nos están afectando como negocio y con nuestros carros, porque ya no sabemos qué hacer con ellos, si los dejamos todo el día tenemos que pagar casi 150 pesos al día, estamos hablando de tres mil a tres mil 500 al mes”", expresó Martha Garza.

"“Queremos que los quiten, porque está afectando mucho, viene gente de otros lados y cuando acuerdan ya tienen el candado ahí, la multa te sale como en 600 pesos"”, añadió.

Dentro de las opciones que mencionan son: pagar anualmente mil 500 pesos, que se disminuya el costo por hora del parquímetro, pero lo ideal sería que fueran retirados.

"“Al principio todos salimos corriendo a estacionarnos en los alrededores, entonces mandaron pintar todos los alrededores de amarillo y pusieron: ‘No estacionarse por grúa’, sea terreno baldío o barda, para no permitirnos estacionar.

"“Esto fue provocado por el mismo municipio, porque hicieron cambio de uso de suelo en vez de hacer una casa con una cochera para dos carros, permitieron hacer oficinas, ahora viene a trabajar mucha gente"”, dijo Martín Paredes, otro de los comerciantes.

MARILÚ OVIEDO