2 de julio de 2013 / 02:09 p.m.

Monterrey • Más de 140 habitantes de Higueras, Nuevo León, acudieron al Congreso local donde solicitaron al legislador Carlos Barona, ayuda para que la empresa pedrera Matrimar opere en el municipio.

Algunos de los ciudadanos comentaron que existen personas que están en contra dicha instalación al señalar que sería una amenaza para la Sierra de Picachos por el impacto ambiental, pero para ellos representa una fuente de trabajo.

Y es que con la misma se otorgarían unos 150 empleos directos y 300 empleos indirectos y les permitiría laborar en su zona sin la necesidad de salir a otros municipios o irse al extranjero.

"Siempre he buscado un trabajo ahí mismo porque no me alcanza para los camiones, siempre tengo que trabajar en otro lado por eso queremos que la dejen operar para trabajar ahí si esta la fuente de empleo y que los diputados nos ayuden en esto", dijo Horacio Leal, uno de los habitantes.

Los vecinos fueron recibidor por el diputado priista Carlos Barona y por el Oficial Mayor del Congreso, Baltazar Martínez, quienes escucharon las peticiones en el Salón Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución la tarde de ayer.

Los mismos entregaron a las autoridades unas hojas con 300 firmas de ciudadanos quienes están a favor de que la pedrera sea instalada.

Barona, manifestó que dentro de las tareas como legislador es la gestoría por lo que buscara ayudar a la comunidad de Higueras.

"La gente está urgida de empleo en Higueras, Nuevo León y sale a buscar mejores oportunidades de vida en otra parte, no sabía que iba a venir prácticamente la mitad de Higueras y vienen deseosas de que se instale.

"Sé que Semarnat ya le había dado un permiso a la empresa, lo que queremos es inversión y que siga el estado impulsando este tipo de inversiones que llegan al estado", comentó.

Dijo que espera para el próximo lunes tenerle una respuesta a la gente de Higueras.

El giro de la empresa Matrimar es de extracción y trituración de materiales de caliza, sin embargo un grupo de ambientalistas y habitantes de dicho municipio han mostrado su rechazo.

MARILÚ OVIEDO