26 de febrero de 2013 / 02:22 p.m.

Monterrey • Los habitantes de la zona centro de Monterrey, específicamente aquellos que todavía radican en el Barrio Antiguo, deberán absorber parte del costo inherente a la regeneración del primer cuadro de la ciudad, advirtió ayer el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

Aunque el proyecto será presentado en forma integral hasta mañana, el mandatario anticipó que se analiza el esquema de financiamiento a seguir, que involucra A los propietarios de terrenos en el sector.

“"Estamos en contacto con los vecinos, porque sin duda se va a revalorar la propiedad ahí en el Barrio Antiguo. Lo que queremos es hacer un plan de manejo con todos los vecinos y que, en pocas palabras, salga de ahí el financiamiento, de las mismas propiedades, de los mismos vecinos"”, manifestó el jefe del Ejecutivo estatal.

Sin revelar al 100 por ciento la parte financiera, Medina de la Cruz sostuvo que un impuesto de mejoría no está dentro de las opciones, pues implicaría que el estado aportara recursos para las obras.

“"Vamos a ver con ellos (los vecinos) porque incluso de la misma propiedad que existe en el centro se pueden sacar los recursos, se puede financiar con instituciones de crédito el propio proyecto, vamos a ver qué es lo que procede.

“"Porque el impuesto sería provocar una inversión por parte del Gobierno y recuperarlo a través del impuesto, lo que queremos es que sea autofinanciable, es decir, que de entrada, nadie tenga que meterle recursos más que el propio valor de la propiedad sea la que pueda detonar el financiamiento y de ahí estar pagando el recurso"”, expresó.

A decir del mandatario estatal, el proyecto se encuentra “en sus últimas horas” previo a la presentación de mañana, en la que se anunciará la conversión de calles a peatonales, la remodelación de fachadas y qué tipo de negocios podrán instalarse en la zona.

“"Lo que queremos es revitalizarlo, darle vida al Barrio Antiguo, que no sea únicamente lo que sea antes: un lugar donde había antros y discotecas, sino que tenga vida diaria, vida nocturna, que haya mucha seguridad, que tengamos un lugar de esparcimiento, que puedan mezclar los negocios con la vivienda.

“"Hay lugares en el mundo donde se han llevado a cabo este tipo de desarrollos con mucho éxito, queremos incluso hacer algunas de las calles peatonales para que la gente pueda disfrutarlas, que haya boutiques, que haya restaurantes, centros de esparcimiento, galerías de arte"”, señaló.

Las obras respetarán fachadas y la fisonomía norestense en general, y se prevé que los colores ocre predominen en el proyecto.

LUIS GARCÍA