22 de febrero de 2013 / 02:52 p.m.

Representante de los habitantes exige que giros se mantengan fuera, ya que ello implicaría que “no se aprendió la lección”.

 

Monterrey.- Cuando arrancó el plan de regeneración del Barrio Antiguo se contempló mantener fuera los antros y bares, situación que reiteró la alcaldesa Margarita Arellanes, y misma que debe seguir así, expuso Mariano Núñez, representante de los vecinos del sector.

Núñez destacó que sería un error el que reabrieran este giro en el Barrio Antiguo, sobre todo cuando fue este giro el que hizo que terminara la vida en lo que también se conoció como el Corazón de Monterrey.

Incluso, el propietario de una de las viviendas en este sitio expuso que no se pudo brindar seguridad al Barrio Antiguo con tantos bares y antros, que finalmente fueron disminuyendo hasta acabar con la actividad en esta zona, por lo que volver a permitir la instalación de discotecas en este espacio sería no haber aprendido la lección.

Otras incapacidades

Mariano Núñez expuso que además sería la oportunidad de arreglar las cosas en este sitio, pues aunque grandes, las dimensiones de las viviendas no son tales como para albergar a 400 o 500 parroquianos de los antros del Barrio Antiguo, incumpliendo con ello algunos requisitos básicos para este u otro tipo de negocios, como los de Protección Civil.

El también abogado señaló que estas casas no cuentan con amplias salidas de emergencias, y por ende los propietarios deben modificar la vivienda para poder recibir el permiso de Protección Civil; a esto se suma que por la condición de vivienda histórica se requiere del permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para demoler paredes y reacondicionar la casa, por lo que dificulta mucho más que este giro sea permitido. De no importar esto a los dueños de los inmuebles destinados a antros, expuso, se corre el riesgo de una tragedia similar a la del casino Royale.

“"¿Cuál es la condicionante para que te den el permiso de Protección Civil? Que si bien tenga y haga un análisis sobre tus salidas y entradas, manejos de drenaje, comunicación para salida de humo, materiales que están adentro, para que si abres un negocio no ocurra otra tragedia como en el Royale. No pueden regresar, humanamente no se puede, porque estas casas no están hechas para eso"”, expuso el entrevistado.

Aunado a ello, Mariano Núñez destacó que la autoridad, ya sea estatal o municipal, no ha tenido acercamientos a ellos como vecinos para poder recobrar la belleza de estos giros, mismos que sí tienen diferencias con las galerías o cafeterías y tiendas de arte, pues la cantidad de visitantes es menor y la capacidad para las salidas de emergencias no es problema.

ISRAEL SANTACRUZ