12 de marzo de 2013 / 12:36 p.m.

Monterrey.- • Un incendio consumió un cuarto de madera en el fondo de una propiedad y puso en peligro a una mujer de la tercera edad, la noche de este lunes en la colonia Álvaro Obregón en el norponiente de Monterrey.

El siniestro no dejó personas lesionadas aunque consumió diversos muebles que estaban en el tejaban y estuvo a punto de propagarse hacia propiedades vecinas.

Los hechos fueron reportados poco antes der las 22:00 horas en el número 5409 de la calle Batalla de Santa Rosa casi a la altura con María de Jesús Candia, informó la comandancia de turno de la Cruz Verde local.

Los paramédicos de dicha institución atendieron a uno de los moradores de la vivienda, quien sufrió una herida en la frente al encontrarse bajo los efectos del alcohol y tratar de sofocar las llamas.

Se trata de Efrén Carrera Valdivia de 58 años de edad y quien se dedica a recolectar cartón, plástico y chatarra para reciclaje.

Carrera Valdivia manifestó que cuando llegó a su domicilio se percató del siniestro y pidió el apoyo de sus vecinos, quienes para entonces ya habían logrado extraer a la madre de Efrén que se encontraba en una habitación de material.

Al lugar arribaron elementos de Bomberos Nuevo León, así como de Protección Civil de Monterrey, quienes lograron controlar las llamas y evitaron que las mismas se extendieran al resto de la finca

Un primo de Efrén Carrera manifestó que en esa casa solo habita dicha persona y la madre de él, la señora Severa Valdivia de 75 años.

Guadalupe Favela aseguró que el siniestro dio comienzo debido a que Efrén se encontraba consumiendo droga y posiblemente al encender un cerillo este hizo contacto accidentalmente con un colchón u otro mueble.

Sin embargo, Carrera Valdivia negó en todo momento ser el responsable del incendio, al afirmar que él no se hallaba en la casa y cuando llegó ya estaba en proceso el incidente.

En el sitio se hicieron presentes oficiales de la Fuerza Civil, quienes dialogaron con la madre de Efrén ante la posibilidad de que lo detuvieran por los daños causados, pero la señora se negó a que remitieran a su hijo.

AGUSTÍN MARTÍNEZ