18 de agosto de 2013 / 04:00 a.m.

El delantero mexicano anotó el primer tanto del campeonato a los 42 minutos y a su golazo añadió la asistencia del segundo a los 70, obra del debutante Haris Seferovic. Así, destacó en la victoria de la Real, que visita al Olympique de Lyon el martes, por la previa de la Liga de Campeones.

En el segundo partido de la noche, el Athletic de Bilbao se llevó los tres puntos de su visita al Valladolid, al ganar 2-1 con goles de Markel Susaeta a los 28 minutos e Iker Muniaín a los 50. Patrick Ebert (31) niveló transitoriamente por el cuadro local.

Al cierre, un gol del central Ricardo Costa (64) dio una sufrida victoria como local al Valencia, 1-0 sobre Málaga.

El vigente campeón Barcelona debuta el domingo de local ante Levante, seguido del Real Madrid, que recibe al Betis, y la visita del Atlético de Madrid al Sevilla.

La Real se mostró sólida atrás desde el inicio y, con el joven Rubén Pardo moviendo la manija, no extrañó para nada a Asier Illarramendi, fichado por el Madrid. Tejió un fútbol vigoroso, rayando la fantasía, similar al desplegado el pasado curso bajo la dirección de Philippe Montanier, cuando clasificó cuarta.

El nuevo técnico Jagoba Arrasate encontró un valor seguro en Vela, autor de 14 dianas y 10 asistencias la campaña pasada, y más enchufado que nunca ante un desorientado Getafe. Situado en banda derecha, el mexicano se hartó de trazar diagonales y repartir asistencias para el recién llegado Seferovic, quien gozó de cinco ocasiones solo en la primera mitad.

La más clara, quitando el gol, fue para el uruguayo Gonzalo Castro, quien estampó un zurdazo en el travesaño antes de asistir a Vela para el 1-0 con un pase milimétrico que el mexicano controló en carrera y finalizó con clase, picando suavemente el balón ante la salida de Miguel Moyá.

Los visitantes desperezaron en la segunda mitad y rondaron el arco del chileno Claudio Bravo en un par de aproximaciones de Adrián Colunga y Diego Castro, pero nuevamente apareció el talento de Vela para originar el 2-0 cuando, a banda cambiada, profundizó con el exterior para Seferovic, quien también definió levantando el balón sobre el arquero.

"El equipo sabe competir. Fue un debut redondo", valoró Arrasate.

Beñat Etxeberría también causó impacto en su estreno con el Athletic, al iniciar un saque de esquina en corto que, tras combinación de alta escuela, acabó nuevamente en su diestra, asistente letal para que Susaeta fusilara en el área a Diego Mariño.

El Valladolid respondió con otra buena jugada a los tres minutos, finalizada por Ebert con derechazo colocado junto al poste izquierdo de Gorka Iraizoz, pero la fortuna sonrió a los visitantes en la segunda mitad, cuando un centro de Andoni Iraola lo desvió a su propio poste Marc Valiente y Muniaín, atento a la jugada, remachó para el 2-1.

El Valladolid pudo empatar en una volea de Javi Guerra y un cruce de Carlos Peña, pero Ander Herrera también soltó un zurdazo a la madera por el Athletic y el marcador permaneció inalterado.

"Hemos sufrido para ganar", reconoció Ernesto Valverde, sucesor del argentino Marcelo Bielsa al timón rojiblanco.

Valencia y Málaga dispensaron un partido con alternativas pero escaso juego. Apenas un par de centros del argentino Ever Banega por el lado local, y el chileno Pedro Morales por el visitante inquietaron antes del descanso, además de una cabalgada de Jonathan Viera y un remate alto de Abdil Rami que animaron al público "che".

Atado en corto por su compatriota Fernando Tissone, Banega tuvo dificultades para maniobrar y el Valencia acusó el cortocircuito ante un Málaga sólido atrás pese a estrenar pareja de centrales en el panameño Roberto Chen y el argentino Marco Angeleri. Pero el gol local llegó por un error en la salida del arquero argentino Wilfredo Caballero, en un tiro libre. Su rechace fue remachado por Costa.

Chen rozó el empate de cabeza, pero el Málaga, sin morder arriba, se fue de vacío.

"El gol es un error nuestro, una pena. Merecimos al menos un punto", lamentó el técnico visitante, Bernd Schuster, quien se estrenó con una derrota tras la exitosa etapa del chileno Manuel Pellegrini.

"No fuimos fluidos ni jugamos bien, pero trabajamos y conseguimos tres puntos ante un rival directo", valoró el entrenador valencianista Miroslav Djukic.