Notimex
11 de enero de 2013 / 01:48 a.m.

 El mediocampista Alejandro Vela sufrió ante Morelia, la primera expulsión de su carrera, una situación que genera extrañeza al jugador de Cruz Azul, quien sabe que por su ausencia da ventajas en la lucha por la titularidad, ahora que llegó el argentino Nicolás Bertolo.

Surgido de la cantera del Guadalajara, donde jugó por cuatro torneos cortos, misma cifra que defendió la casaca de Jaguares, antes de enrolarse con la Máquina a partir del Apertura 2008 y donde recién inició su décimo certamen, vive una semana rara en su carrera, luego que vio la tarjera roja al minuto 89, del partido de la fecha uno del Torneo Clausura 2013 contra Monarcas.

"La verdad que dolorosa, es la primera expulsión que sufro en mi carrera y obviamente es algo raro y nuevo para mí, pero también sé que es algo parte del futbol. La jugada fue algo desafortunada, quizá el árbitro Erim Ramírez Ulloa, no estaba en el mejor ángulo y yo, con la fuerza con la que me barro hace que sea más aparatosa la jugada", dijo hoy el volante celeste.

Tras acumular 20 amonestaciones en su trayectoria de más de 12 mil minutos, una en promedio cada veinte partidos (totaliza 211), al mayor de los hermanos Vela sólo resta poner lo mejor de sí para pelear por la titularidad que ya se había ganado bajo la tutela de Guillermo Vázquez para la fecha tres, cuando enfrente al Guadalajara, su cuna futbolística.

"Nunca he sido un jugador malintencionado, pero la cosas está así, es un partido (de suspensión), tenemos que acatarlo. Lo bueno es que tenemos gente importante para cubrir cualquier ausencia que pueda haber en el equipo, ya tenemos los pases de los refuerzos (Teófilo Gutiérrez y Nicolás Bertolo), sin duda que verán minutos y esperemos que aporten esa calidad al equipo", señaló el dueño de la casaca 11 de los celestes.

Más allá de su expulsión, el zurdo consideró que en el balompié mexicano hace falta un mayor entendimiento entre jugadores y árbitros, para que exista un mejor espectáculo para la afición.

"Ellos tienen la última palabra, que para eso están y hay que aceptarlo y la realidad es esa, que ellos son los que marcan la pauta y tienen que aplicar justicia en los partidos, y yo no veo mala intención del arbitraje mexicano, pero obviamente siempre se ha visto salpicado porque ha perjudicado a uno u otro equipo", indicó el volante.

Para que mejore la relación entre jugadores y nazarenos sería clave un mejor entendimiento del rol de cada uno en la cancha.

"No tenemos que tomarlo personal, simplemente saber que es importante para el futbol mexicano, que se tiene que mejorar, como también nosotros, los futbolistas, tenemos que mejorar en cuanto a la actitud dentro de la cancha. A veces hay jugadas donde ni nos tocan y hacemos como si nos hubiera pegado una patada fuerte", consideró.

En su opinión se mejoraría simplemente con un buen diálogo con los jueces, pues "a veces depende de cada árbitro y eso lo hace complicado para el jugador, que tienes que estar viendo quién te va a pitar para saber cómo tratarlo o cómo jugar y no tendría por qué ser un factor, uno no tiene que preocuparse por el árbitro sea quien sea, para el jugador tendría que ser algo que no importara".

"Creo que también para ellos es difícil soportar la calentura de un jugador en la cancha, pero creo que es parte del juego, ellos tienen que ponerse en nuestro lugar y nosotros también a ellos, entender que se pueden equivocar porque son humanos, así como nos equivocamos nosotros".