23 de julio de 2013 / 02:26 p.m.

Monterrey • El Gobierno de Nuevo León podría aumentar impuestos y servicios una vez que sus ingresos estarán comprometidos durante 30 años en la reestructura de la deuda, alertaron expertos en finanzas públicas.

Respecto a la calificación crediticia de la administración estatal, las firmas Moody’s y Fitch Ratings estiman que se pueda estabilizar la perspectiva negativa que actualmente tiene.

Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia de Derecho Fiscal en el estado, dijo que la entidad tiene comprometido casi todo su presupuesto, y esto es a 30 años, por lo que va a requerir recursos, y por lo tanto, representará una carga impositiva para los ciudadanos.

“Si no llena el estado de nuevas fuentes de ingresos que se traducirían en mayores impuestos y en un alza de servicios, pues el estado tiene pocas posibilidades de crecimiento en cuanto al gasto público, de satisfacciones de necesidades, porque no tiene de dónde.

“El Gobierno de Nuevo León ha venido incrementando los impuestos, por ejemplo el Impuesto sobre Nómina, y también se incrementaron otro tipo de contribuciones que no nos damos cuenta, pero son los derechos de registro público”.

Otro ejemplo es la tenencia, que ya se había suprimido a nivel federal, pero que no han podido eliminarla de manera local, porque estos ingresos también están comprometidos, dijo.

"El estado ha sido muy mal padre de familia, porque endeudó e hipotecó los ingresos suyos y de las siguientes generaciones".

"Técnicamente en quiebra"

También dijo que si se analizan las finanzas del estado y la reestructura que realizó de sus pasivos, se encuentra técnicamente en quiebra al no contar con los ingresos suficientes.

Señaló que el caso es similar a lo que sucedió la semana pasada en la ciudad de Detroit, en Estados Unidos, que se declaró en bancarrota, ya que sus ingresos no podían cubrir sus deudas.

Óscar Adame, abogado fiscalista, criticó que no se proporcionara información a detalle de los términos en que se llevó a cabo esta reestructura, así como de los años que estarán comprometidos los ingresos del estado.

"Se está mandando a cuatro o cinco administraciones subsiguientes, entonces es la eternización de la deuda".

Carlos González, director ejecutivo del Centro de Investigación Económica (CIEP), señaló que no parece haber un plan para presentar una estrategia financiera integral, además de que sólo se está enviando el problema hacia delante; también dijo que el Gobierno podría seguir endeudándose siempre y cuando lo permita el mercado.

"Nuevo León sigue siendo sujeto de crédito, prueba de ello es esta reestructura que agrupa créditos anteriores; el problema que veo en este tipo de casos es que se anuncia que se está pateando la lata más adelante".

Humberto Panti, director senior de la firma calificadora Fitch Ratings, dijo que es factible que pueda mejorar la perspectiva de la calificación que actualmente se mantiene en BBB+ con perspectiva negativa, sin embargo, todo dependerá del proceso de la reestructura.

María del Carmen Martínez Richa, analista de la firma calificadora Moody’s, mencionó que estarán monitoreando el proceso de la reestructura y anticipó que su calificación actual –que se mantiene en A2 mx con perspectiva negativa- podría ayudarle positivamente a que se estabilice la perspectiva.

Previsiones

Si el estado no genera nuevas fuentes de ingresos, que se traducirían en mayores impuestos y en un alza de servicios, tiene pocas posibilidades de crecimiento en cuanto al gasto público, sostuvo Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia de Derecho Fiscal.

Agregó que si se analizan las finanzas del estado y la reestructura que realizó, éste se encuentra técnicamente en quiebra al no contar con los ingresos suficientes.

Carlos González, director del Centro de Investigación Económica, señaló que no parece haber un plan para presentar una estrategia financiera integral, además de que sólo se está enviando el problema hacia adelante.

ALEJANDRA MENDOZA