22 de agosto de 2013 / 01:31 a.m.

Monterrey.- • El comerciante de venta de pollos que fue asesinado, aparentemente también distribuía droga en varios de sus locales ubicados en Santa Catarina y con eso servía a un grupo de la delincuencia organizada, situación de la que se enteró el bando rival que lo asesinó.

Eso es lo que ha trascendido de las primeras investigaciones que realizan los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal.

Los investigadores estatales establecieron que Jaime López Tapia, de 33 años de edad, quien vivía en la colonia Las Sombrillas, tenía poco de haber abandonado el penal del Topo Chico, donde estuvo procesado por delitos contra la salud.

Trascendió que fue el 28 de junio de 2003 cuando resultó herido en una pierna al tratar de escapar de un operativo de las autoridades federales que finalmente lo capturaron.

En esa ocasión, López Tapia, a quien apodaban 'El Jimmy', escapó de su domicilio, a donde las autoridades habían llegado a ejecutar una orden de cateo.

Por esos hechos estuvo preso unos cinco años y al salir se estableció en el negocio de venta de pollos, pero supuestamente también distribuía droga.

Fueron varios testigos quienes aseguraron que el comerciante nunca dejó de realizar actividades ilícitas.

Aseguraron que se inició con la venta de pollos asados, pero presuntamente para aparentar que se regeneró en los años que permaneció recluido en el centro penitenciario.

REDACCIÓN