5 de diciembre de 2013 / 07:30 p.m.

El sorteo que se realiza el viernes definirá más que los distintos partidos para las 32 selecciones participantes en Brasil 2014; algunas posiciones en los grupos son más deseables que otras.

 

Alguna selección disputará tres partidos en ciudades junto a la playa, con un calor tropical. Otra permanecerá en el sur, con condiciones más frescas y transportes cortos entre las distintas sedes de sus encuentros. Una más deberá recorrer el colosal territorio nacional para adentrarse en la región amazónica.

El sorteo que se realiza el viernes definirá más que los distintos partidos para las 32 selecciones participantes en Brasil 2014. Algunas posiciones en los grupos son más deseables que otras.

A continuación, cinco aspectos que podrían constituir ventajas o desafíos de calendario para las selecciones, muchas de las cuales han elegido ya sus centros de entrenamiento, de cara al sorteo:

 

INAUGURAR, VIAJAR Y SUDAR

Por si fuera trivial el reto de medirse a Brasil en el partido inaugural en Sao Paulo, el rival del anfitrión tendrá que enfrentar después uno de los itinerarios más desgastantes. Su siguiente compromiso está previsto para un horario vespertino en Manaos, a más de 3.800 kilómetros (2.400 millas) de Sao Paulo. Y el tercero se realizará otros 4.500 kilómetros (2.800 millas) al oriente, en la ciudad costera de Recife.

Este destino espera a cualquiera de los tres rivales de Brasil que ocupe la posición A2 en el calendario. Si ese mismo equipo termina segundo de su grupo, después de Brasil, recibirá como premio un partido de octavos de final en el calor húmedo de Fortaleza, a la 1:00 de la tarde.

 

COSTEANDO POR EL ORIENTE

Incluso las cabezas de serie podrían verse en la necesidad de acumular muchos kilómetros en este criticado calendario mundialista, que aprovecha el máximo permitido de 12 sedes aunque ello haya derivado en largos viajes por este país del tamaño de un continente.

La cabeza del Grupo D recorrerá la costa oriental de la nación, desde Fortaleza hasta Sao Paulo, ubicado a más de 2.800 kilómetros (1.800 millas). Luego, viajará casi la misma distancia hasta Natal, para su tercer cotejo, a la 1:00 p.m.

Para un equipo europeo, como Bélgica o Suiza, ese lugar no sería deseable en absoluto.

 

MÁS CALOR

En ese mismo grupo, pero en la posición D4, el equipo que la ocupe será el único de los 32 participantes que disputará partidos consecutivos a la hora vespertina en el trópico. Y su primer encuentro está programado en Manaos. Esa hora se asignó debido a que en el día de la inauguración sólo está programado ese cotejo y no dos, como ocurrió en Sudáfrica 2010.

 

MUY AL SUR

No todo es calor y viajes agotadores. Habrá un afortunado que quede como cabeza del Grupo H, quizás uno de los premios más atractivos del sorteo.

Tres partidos en ciudades meridionales y más templadas —Belo Horizonte, Río de Janeiro y Sao Paulo, con viajes de menos de 480 kilómetros (300 millas) entre cada encuentro. De hecho, todo el calendario del Grupo H permanece en el sur, sin partidos en Manaos ni en las ciudades playeras del noreste.

Además, el equipo que termine en el segundo lugar del Grupo H permanecerá en el sur, pues su duelo de octavos se llevará a cabo en Porto Alegre.

 

FÚTBOL DE PLAYA

La cabeza de serie del Grupo G hará felices a sus seguidores, quienes permanecerán en el Océano Atlántico durante toda la primera fase, con partidos en Salvador, Fortaleza y Recife, un lindo recorrido por la costa del noreste.

Los jugadores no estarán tan contentos. El primer cotejo y el tercero arrancan a la 1:00 de la tarde.

Salvador ofrecerá también una cálida bienvenida para uno de estos equipos en los octavos de final, si termina segundo.

Ap