Eduardo Mendieta
10 de junio de 2013 / 01:29 p.m.

 

Linares  • Las versiones sobre por qué la Secretaría de Salud de Nuevo León abandonó el proyecto del Hospital General de Linares apuntan a la supuesta falta de mobiliario y por una cimentación deficiente.

Enfermeras, personal, familiares de pacientes y vecinos, sin saber que hablaban con un reportero de MILENIO Monterrey, revelaron que en el nosocomio, ubicado en calle Naranjo y Álamo, de la colonia Provileón, apareció un error en la construcción.

“Claro, porque está mucho más grande (el hospital) y están totalmente abandonadas… las instalaciones del hospital… que porque está mal cimentando o porque no hay aparatos para habitarlo”, señalan entre ellos Álvaro Villanueva, vecino del centro de Linares.

Afirmó que le tocó acudir a una unidad médica a realizar unos trámites del Seguro Popular.

“Asistí a renovar el seguro, hace un mes estaba yendo constantemente, todos los días que la impresora no funciona, que no hay hojas, que la computadora está muy lenta, toda la gente está sudando, no hay abanicos, está muy mal el servicio de la clínica… porque el hospital está cerrado”, dijo.

La historia de Isabel Flores, vecina de la calle Naranjo, es parecida.

“¿El edificio grande? Ya tiene un año, todavía no lo abren a veces nada más en la noche prenden la luz, pero no está funcionando, nada más que como para enero iba funcionar, pero no… y otra vez de vuelta.

“Supuestamente lo pusieron para que no haya traslados a Monterrey, todavía sigue habiendo porque todavía no están atendiendo. Hace poquito, se llevaron la nuera mía, el martes pasado para Monterrey, porque se iba aliviar, porque no hay aparatos… de nada sirve tener tamaño edificio grandote, si no funciona, no tiene nada adentro”, relató.

La vecina comentó que hace tanta falta para la atención de los habitantes.

“Sí, oiga, nos hace falta, porque los niños se quiebran un bracito y tienen que ir a Montemorelos y Monterrey. Hace poquito un vecino se cayó de la bicicleta y se le zafó el brazo y lo mandaron para Monterrey y el niño iba y llore y llore en la ambulancia”, comentó Flores.

Por su parte, Lourdes Leal Rodríguez, del centro linarense, afirmó que de dar servicio a los usuarios no se amontonarían en el área de urgencias.

“A lo que está comentando la gente es que porque está mal cimentado el edificio, tuvimos a mi hermana internada en abril y realmente el amontonadero era impresionante allá adentro en urgencias, pero la gente no dice nada ni por qué ni cuál es el motivo por el que no se abre aquí”, señaló.

¿Si estuviera abierto no se haría tanto amontonadero?

“Exactamente, porque si ya está listo, ¿por qué no lo abren?, hay mucha gente amontonada que necesita mucho el servicio e inclusive me tocó ver gente que viene a consultar a Urgencias, y a veces los enfermeros (los atienden) de mala gana, porque dicen que por qué no vienen e consultar a su clínica correspondiente del Seguro Popular, ¿por qué se tiene que esperar?”, dijo.

Una de las enfermeras comentó que el edificio se encuentra abandonado.

“Porque todavía no tiene mobiliario adecuado; quién sabe la verdad (cuánto tiempo está así)”, comentó.

Se contradicen

Hasta el momento no hay una versión definitiva sobre qué ocurrió para que el Hospital General de Linares quedara sólo como un edificio vacío.

Vecinos de la zona y personal médico apuntan distintas versiones, ya sea sobre supuestas fallas en su cimentación, o falta de dinero para amueblarlo.

El hecho es que debido al retraso en la entrega de la obra, los linarenses tienen que viajar a Montemorelos o incluso a Monterrey por emergencias médicas.