9 de octubre de 2013 / 10:48 p.m.

Los cálculos son sencillos para Sebastian Vettel: un triunfo en el Gran Premio de Japón podría significar su cuarta corona consecutiva de la Fórmula Uno.

Si Vettel gana el domingo en Suzuka, y su más cercano perseguidor Fernando Alonso no termina entre los ocho primeros, el piloto alemán de Red Bull se sumará a la selecta lista de su compatriota Michael Schumacher y el argentino Juan Manuel Fangio como los únicos hombres que ganan cuatro campeonatos mundiales al hilo.

Y si lo logra en Japón, donde ha ganado tres de los cuatro últimos años, el piloto de 26 años será el más joven en esa lista.

Vettel ganó las cuatro últimas carreras de esta temporada, la más reciente el domingo en el GP de Corea, para aumentar su ventaja sobre Alonso cuando restan cinco fechas.

Aunque todo parece estar a su favor, el alemán prefiere ser cauteloso.

"Ningún triunfo es inevitable", comentó el astro de Red Bull. "Seguro, hay cierta expectativa porque las cosas han salido tan bien en el pasado inmediato, y también porque me gusta mucho Suzuka, pero me parece inapropiado apostar por un triunfo".

Alonso, quien ganó en Japón en 2006 y 2008, no tiró la toalla después de terminar sexto en Corea, pero también es realista sobre sus posibilidades.

"Vettel está muy lejos en cuanto a los puntos, pero sobre todo en cuanto al desempeño, y no podemos esperar milagros desde ahora hasta el final del campeonato", advirtió el piloto español de Ferrari. "El segundo lugar en el campeonato de constructores probablemente es una meta más realista, pero algo es seguro, y es que no vamos a tirar la toalla ahora y haremos lo mejor posible por luchar hasta el final".

El dominio de Vettel ha provocado que algunos critiquen la monotonía de la Fórmula Uno. El alemán fue abucheado al ser entrevistado en el podio luego de ganar el GP de Singapur, y el piloto de Mercedes, Lewis Hamilton, recientemente dijo a la prensa británica que el deporte es demasiado predecible debido al dominio de Red Bull.

Hamilton después dio marcha atrás a sus comentarios, y elogió a Vettel. Pero sus palabras tienen algo de cierto.

Ya sea en Japón o en alguna de las cuatro carreras restantes después de Suzuka, otra coronación de Vettel provocará las inevitables comparaciones con figuras legendarias como Schumacher y Fangio.

El argentino, quien compitió apenas en siete temporadas completas, ganó cinco títulos mundiales y cuatro en fila entre 1954-57.

Schumacher fue campeón mundial cinco temporadas consecutivas, entre 2000-04. Su cuarto título al hilo fue en 2003, cuando tenía 34 años, y para cuando se retiró a los 43, había ganado siete mundiales.

Ap