9 de abril de 2013 / 11:51 p.m.

Con la confianza de terminar con la sequía de 15 años sin conseguir un título, Cruz Azul viajó esta tarde a Cancún, Quintana Roo, para su duelo final de la Copa MX contra Atlante, torneo del que el técnico Guillermo Vázquez se ve campeón.

"El equipo está bien y con mucho ánimo de hacer las cosas bien, y a eso vamos, (a tratar de ser campeones)", alcanzó a decir el timonel del conjunto celeste antes de perderse en el pasillo que lo llevaría a abordar el avión, cuando se le cuestionó si se ve campeón.

La salida del equipo fue todo un caos, pues muchos de sus seguidores se dieron cita en el aeropuerto capitalino para despedirlo y desearle suerte en esta nueva oportunidad de pelear por conseguir un campeonato.Quien no se mostró muy optimista pero sí algo inquieto y desconcertado fue el director deportivo del equipo, el chileno Alberto Quintano, quien evitó hacer declaraciones sobre el encuentro e incluso se molestó con los cuestionamientos de los reporteros que cubrieron la salida del equipo.

Y es que el directivo dijo que "para qué quieren una voz autorizada si cuando se pierde en este tipo de torneos siempre salen al siguiente día a decir que fue un fracaso, ya lo hemos dicho como 20 veces".

Al igual que el timonel, Quintano se perdió entre la gente que pedía una foto con él, presentó su boleto de abordar en la puerta de ingreso y se perdió en el pasillo para abordar la aeronave con destino a Cancún.

De esta manera, la "Máquina Celeste" partió en punto de las 16:30 horas rumbo a su destino, donde este miércoles definirá la final de la Copa MX con Atlante, ante el que tratará de poner fin a esa sequía de títulos, ante el peor equipo de la Liga MX.

Notimex