19 de septiembre de 2013 / 01:44 a.m.

El entrenador de AC Milán, Massimiliano Allegri, felicitó a sus pupilos por el triunfo 2-0 sobre Celtic de Escocia en Champions League y destacó que es una victoria de todo el equipo.

Lo anterior, porque en su debut en el máximo torneo europeo a nivel de clubes, debió recurrir a jugadores que generalmente son banca. "Es una victoria de todo el equipo, que mostró una actuación sólida", subrayó.

"Tuvimos muchos jugadores nuevos en este encuentro en el once inicial y eso dificultó las cosas, pero los jugadores que salieron desde el banquillo hicieron grandes contribuciones. Los chicos tienen corazones enormes y fueron fuertes porque partidos así son abiertos hasta el final", añadió.

Para este cotejo, Allegri no pudo contar con los defensas Ignazio Abate, Mattia De Sciglio, Daniele Bonera y el argentino Matias Silvestre, además de los mediocampistas Riccardo Montolivo y el brasileño Kaká. Los goleadores Stephan El Shaarawy y Giampaolo Pazzini también estuvieron ausentes, todos lesionados.

"Jugar en San Siro o en la UEFA Champions League nunca es fácil. Este equipo puede mejorar mucho, tanto técnicamente como mentalmente y ellos necesitan más confianza", recordó el timonel "rossonero".

"Les dimos el balón demasiado en los primeros 15 minutos, pero cuando tuvimos que defender finalmente lo hicimos con todos nuestros hombres por detrás del balón".

"No recibimos goles, aspecto que es importante, y no puedo decir que me indigne ganar partidos en los últimos minutos. Si todos los encuentros acaban de esta forma seré un hombre feliz", concluyó.

Notimex