11 de mayo de 2013 / 03:35 p.m.

 Monterrey  • Una vez más uno de los reencuentros más esperados se dio este viernes en la ciudad.

Javier Ríos y Lalo Mora deleitaron como en los viejos tiempos con la música que ha dejado toda una huella no sólo en Monterrey, sino en todo México.

Aprovechando la festividad del Día de las Madres, Los Invasores de Nuevo León y Lalo Mora estuvieron en el Domo Care (antes Palenque) de la Expo Guadalupe, donde cantaron junto a cerca de 4 mil 800 asistentes.

La agrupación originaria de Los Ramones, Nuevo León, fue la primera en aparecer frente a su público minutos antes de las 22:00, y de inmediato dejaron en claro a lo que venían.

Y es que el primer tema que retumbó en las paredes del Domo fue “La playa”, uno de los éxitos de la agrupación que ha logrado permanecer como una de las favoritas de su público.

Sus 33 años de una exitosa trayectoria se vieron reflejados en cada una de sus canciones como “La playa”, “La Viviana”, “Tiempo al tiempo”, temas que eligieron para abrir un espectáculo cien por ciento norteño.

Justo cuando Rolando Marroquín (vocalista) empezaba a cantar el tema “El aferrado”, a una dama que se encontraba en las primeras filas también se aferró, pero a sus brazos, abrazándolo por varios minutos.

El ambiente empezó a subir un poquito de tono cuando una joven del público bajó al redondel para bailar junto al grupo; minutos más tarde colocaron un tubo para que bailara.

Las sorpresas de la noche aún no culminaban, pues lo mejor estaba por venir.

Luego de 45 minutos de show en el escenario apareció uno de los iniciadores de este grupo, vestido con una cuerera en color negro: Lalo Mora estaba ante sus fans para seguir la noche como en los viejos tiempos.

Con un público emocionado por lo que estaba viendo, Lalo, Javier y todos los presentes cantaron juntos “Otra vez borracho”, “Mi caballo pobre” y “Casa nueva”.

“Para ti mujer”, “Ni dada la quiero”, “Eslabón por eslabón” y “Laurita Garza”, fueron parte del repertorio con el que el público bailó y prácticamente reventó garganta junto a los originales Invasores de Nuevo León.

Después de dos horas de una fiesta norteña, el público salió satisfecho con la presentación de los grandes de la música norteña.

 — ROBERTO REYES