15 de mayo de 2013 / 01:47 p.m.

Un presunto ajuste de cuentas por brindar apoyo económico a una organización delictiva rival, sería el móvil del homicidio del ex secretario de Turismo de Jalisco, Jesús Gallegos Álvarez.

Ayer, el fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, dio a conocer la identidad de cuatro detenidos confesos por el asesinato, quienes relataron que “sus jefes les comentaron que Gallegos Álvarez estaba, de alguna forma apoyando económicamente a un cártel rival, y por eso tenía que ser asesinado”.

Los detenidos fueron identificados como Jonathan García García, quien también se hace llamar Roberto García Quintero y conocido como John Perro; Carlos Ernesto Muñoz Morales, El Tilico o El Tiliche; Juan Manuel González, El Piojo, y Julio Andrés Estrada, El Padrino.

De acuerdo a la investigación, los sicarios tenían tres días siguiendo a Gallegos Álvarez para observar sus movimientos y el 9 de marzo pasado lo interceptaron cuando circulaba por la avenida Acueducto, donde le dispararon.

En un video, presentado por la fiscalía, se escuchó a García García narrar el momento del homicidio. “Estábamos cambiando las placas, el secretario se mueve de su casa y llega a Casa Jalisco. Nosotros estábamos sobre la misma Manuel Acuña, a tres cuadras. Vía teléfono nos dicen que el secretario sale, porque nosotros los de la camioneta íbamos a accionar, posteriormente me dicen que no iba, que abortemos, pero de repente íbamos dando vuelta en la lateral y se escuchan impactos y nos pegan en el vidrio de atrás, lesionando a mi compañero, El Tilico”.

Mientras, Muñoz Morales, identificado por las autoridades como el que accionó el arma que mató al ex secretario, agregó: ""Vamos atrás de él, se nos adelanta por una calle que se llama Acueducto, ya se nos había ido, de tal forma que nos dicen que nos regresemos, cuando nos regresamos y ya íbamos para atrás, nos vuelven a decir que no […] nos salieron mal"".

El pasado 14 de marzo las autoridades detuvieron a González Martínez y Vázquez Estrada en el cruce de la avenida Hidalgo y la calle Pino, en el centro de la ciudad, al hacerles una revisión precautoria se les encontró una pistola calibre 9 milímetros, que al ser analizada por los peritos determinaron que era la misma con la que fue asesinada la modelo venezolana Daisy Ferrer Arenas.

Los agentes mantuvieron las investigaciones, lo que les permitió dar con el paradero de Muñoz Morales y García García, este último señalado como el líder de la agrupación, sin embargo, aún está pendiente la detención de otras personas vinculadas con el homicidio.

Los detenidos también agregaron haber recibido de 2 mil a 5 mil pesos como pago del ase-sinato de Gallegos Álvarez.

— JORGE MARTÍNEZ