6 de junio de 2013 / 07:48 p.m.

Socios y trabajadores del bar Heaven, uno actualmente arraigado por la Procuraduría General de Justicia del DF, se encuentran relacionados con una denuncia penal acusados de privación ilegal de la libertad y robo por 12 millones de pesos, hecho ocurrido el año pasado.

Se trata de Mario López, “El Moshino”, socio de dicho centro nocturno de la Zona Rosa, Gabriel Carrasco Ilizaliturri, “El Diablo”, jefe de seguridad y empleado de otro socio del Heaven, e Iván Cañas Jiménez, trabajador del bar, quienes presuntamente habrían plagiado y robado a un empresario de Morelos.

De acuerdo con la averiguación previa FAS/T1/01332/12-12, estos tres sujetos privaron de la libertad a un cliente, quien en compañía de dos personas más, asistió a ese establecimiento localizado en la calle Lancaster 27, el pasado 17 de noviembre del año pasado.

Según el denunciante, arribó al Distrito Federal el 14 de noviembre de 2012 para liquidar un adeudo de 12 millones de pesos por la fabricación de un millón de playeras; un día después tenía agendada una cita con su acreedor en unas oficinas de Lorenzo Boturini y Bolívar, colonia Obrera, cita que se pospuso dos días.

El empresario y sus dos acompañantes decidieron acudir al bar Black de la colonia Condesa, para posteriormente dirigirse al Heaven, donde fueron recibidos, según la declaración, por “El Moschino”, propietario del lugar, quien en su oficina les presentó a unas sexoservidoras.

El denunciante decidió acudir al hotel Príncipe, ubicado en Viaducto 113 de la colonia Escandón, donde se encontraban hospedados y había dejado su auto, sin embargo, “El Moschino”, argumentando cuestiones de seguridad le encomendó a su empleado, Cañas Jiménez, trasladarlo a dicha dirección.

Ya en el lugar, el empresario se dirigió a su auto Mercedes Benz, donde guardaba una maleta con 12 millones 300 mil pesos. En su declaración aseveró que sólo tomó 50 mil pesos, lo cual fue observado por el empleado enviado por el socio del bar Heaven, quien le mencionó “ahora si jefe, trae usted la maleta bien cargada”.

De regreso al bar de la Zona Rosa, Cañas Jiménez recibió una llamada en la que le ordenaron ir al hotel Aranjuez en calzada de Tlalpan y Viaducto, donde ya lo esperaban “El Moschino” y “El Diablo”, junto con tres mujeres sudamericanas; en ese lugar ingirieron más licor.

Sin embargo, aproximadamente a las 17 horas, ya del 17 de noviembre, el denunciante se percató que lo habían despojado de las llaves de su automóvil, por lo que cuestionó a “El Moschino” y a “El Diablo” esta situación, quienes comenzaron a amenazarlo y tras varias horas lo dejaron salir.

Al trasladarse al hotel donde se hospedaba, el empresario encontró a sus dos amigos pero al buscar en la cajuela de su vehículo se percató que la maleta con los más de 12 millones de pesos ya no estaba; el 3 de diciembre decidió denunciar los hechos ante la Procuraduría General de Justicia del DF.

En su declaración, el denunciante mostró fotografías de Mario López e Iván Cañas Jiménez, así como sus números telefónicos y los mensajes de amenazas.

— JOSÉ ANTONIO BELMONT