22 de mayo de 2013 / 06:00 p.m.

A pesar de firmar el mejor récord de la historia de la franquicia, los Clippers han decidido no renovar a su entrenador, Vinny del Negro, tras la eliminación del equipo en primera ronda de Playoffs contra los Grizzlies. El vicepresidente de operaciones de baloncesto, Gary Sacks, confirmó ayer que no renovarían su contrato, que expira a finales de la presente campaña. Del Negro se convierte en el segundo técnico que abandona la franquicia californiana tras acabar una temporada con récord positivo, tras Larry Brown en 1993.

Según ESPN, la decisión llega motivada por una supuesta mala relación del técnico con Chris Paul. Donald Sterling, propietario de los Clippers, le dijo a la fuente que “era optimista” sobre el regreso de Del Negro la próxima temporada, pero que había “algunos problemas con algunos jugadores o con un jugador en concreto” que debían solucionar.

Al mismo tiempo, la televisión americana informa que los Clippers ya han iniciado la búsqueda de un nuevo entrenador para contratarlo de forma inmediata. Uno de los que comienzan a sonar es Phil Jackson, aunque es poco probable que firme por su relación con los Lakers y por su escasa predisposición para volver a entrenar. El propio Jackson reconoció ofertas, pero explicó que buscaba un cargo como directivo.

Otros nombres que apunta ESPN para el banquillo de los Clippers son Brian Shaw, asistente de Jackson en los Lakers y asistente de Vogel en los Pacers en la actualidad, Byron Scott, ex de los Cavaliers, y Alvin Gentry, ex de los Suns.

Del Negro fichó por los Clippers en 2010 tras dos temporadas en los Bulls. Esta temporada, firmó el mejor récord de la historia de la franquicia con 56 victorias y 26 derrotas, tras una racha de 17 triunfos seguidos en diciembre. Sin embargo, el equipo acabó cayendo en primera ronda por 2 - 4 ante los Grizzlies.

El exjugador de San Antonio Spurs, "entrenador del mes de diciembre", deja la franquicia angelina como el técnico con mejor porcentaje de triunfos de su historia (.557) y como el primero en acabar dos temporadas consecutivas con récord positivo y en puestos de Playoffs en más de 20 años.