ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
31 de mayo de 2013 / 11:38 p.m.

Chilpancingo de los Bravo • Esta semana cerraron dos centros de Salud en la cabecera municipal de Apaxtla, ante la ausencia de condiciones de seguridad para médicos y enfermeras en dicha localidad ubicada en la región Norte de Guerrero.

La información fue confirmada por Beatriz Veles Muñoz, secretaria general de la Sección XXXVI del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA).

Veles Muñoz explicó que la violencia generada en los últimos días ya impactó también en la prestación de los servicios de salud a la población abierta, que es la que se atiende en las unidades ubicadas en colonias populares y comunidades rurales a través de las instalaciones de la Secretaría de Salud (Ssa).

Advirtió que el ejemplo de las dos unidades ubicadas en la cabecera de Apaxtla puede ser retomado en otras once pertenecientes a la zona rural, ya que los médicos y enfermeras reportan altos niveles de inseguridad.

El personal que dejó de atender en Apaxtla fue concentrada en el hospital general de región Norte, bajo el argumento de que regresarán hasta que haya la garantía de que no serán víctimas de ningún tipo de agresión.

Solicitó garantías para 180 trabajadores de once centros de salud que corresponden a comunidades de Teloloapan y Apaxtla, ya que ante los constantes enfrentamientos entre grupos delictivos, por lo menos 45 trabajadores, entre médicos, enfermeras, personal administrativo y de apoyo han solicitado su cambio de adscripción.

La situación, de acuerdo a la dirigente sindical es muy delicada, ya que la violencia generada entre grupos delictivos ahuyenta al personal del sector salud y deja desprotegida a la población, sobre todo a la de escasos recursos que tiene como única opción para atenderse las instituciones del gobierno.