30 de octubre de 2013 / 06:19 p.m.

Atizapán.- Con aproximadamente tres mil 500 tumbas, el panteón municipal de Calacoaya, se encuentra saturado desde hace varios años y lamentablemente la afluencia de visitantes cada año es menor.

Desde hace 10 años, Pedro se encarga de la vigilancia y cuidado del panteón, ubicado en bulevar Bellavista, percibe un salario de mil 200 pesos quincenales y algunas propinas que los visitantes le dejan por mantener limpio el camposanto.

A lo largo de estos años, dice, "he confirmado que hay que tenerle miedo a los vivos y no a los muertos, estoy más seguro aquí que afuera, tengo un empleo, cosa que por la edad nadie me da, y estando aquí no corro riesgos de que me roben o todo lo que pasa en la calle".

Cuenta que en este panteón no hay leyendas, pero si muchos ruidos, cosas raras que pasan tanto a los visitantes como a él como cuidador.

"A veces tanto en la mañana como en la tarde, como ya casi no viene mucha gente de visita, se escuchan ruidos, luego me gritan por mi nombre o panteonero, me chiflan cuando no hay nadie, pero no me asusto, si me llaman es porque saben que yo los cuido y mantengo sus tumbas en buen estado".

Lamenta que con el paso de los años, el número de visitantes va bajando, hace diez años los fines de semana se tenía una afluencia de entre 600 y 800 personas, pero actualmente no llegan a venir más de 200, para este próximo día de muertos, esperan la asistencia de cerca de 500 personas.

La poca afluencia al panteón, dice Pedro, se debe a que la gente lleva a sus difuntos en el corazón y ante la crisis no puede estar acudiendo, mucho menos comprando flores.

"Esperamos que en día de muertos venga más gente, pero no esperamos que el panteón vista de muchos colores y flores, porque aún faltan unos días y las flores ya aumentaron sus precios al 100 por ciento, entonces la gente ya no compra". El cuidador del panteón municipal de Calacoaya, Atizapán, informó que ya está listo un operativo para brindar seguridad, asistencia médica, apoyo con agua y limpieza, para que quienes acudan a visitar a sus difuntos reciban la mejor atención el 1 y 2 de noviembre.

Notimex.