18 de agosto de 2013 / 05:52 p.m.

Valcke inspeccionará mañana el estadio que es construido en Sao Paulo, que acogerá el partido inaugural del Mundial, y el mismo lunes visitará las obras del estadio de Curitiba.

El martes será el turno del estadio en obras en la ciudad amazónica de Manaos.

La visita, la primera de Valcke al país tras la Copa de las Confederaciones disputada en junio pasado en Brasil, concluirá el jueves en Río de Janeiro, en donde el dirigente se reunirá con los miembros del Comité Organizador Local (COL) del Mundial y ofrecerá una rueda de prensa para hacer un balance de la inspección.

El dirigente de la FIFA hará la gira acompañado por los exfutbolistas Ronaldo y Bebeto, que son miembros del Consejo de Administración del COL, así como por el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, y en cada ciudad se reunirá con las principales autoridades regionales y municipales.

La visita se produce pocos días después de que el ministro brasileño de Deportes admitiera que el país tiene que acelerar las obras de algunos de los estadios que aún están siendo construidos debido a que, al actual ritmo, no serán finalizados a tiempo.

Tras el uso de seis de los estadios mundialistas en la Copa Confederaciones de junio pasado (Río de Janeiro, Belo Horizonte, Brasilia, Recife, Fortaleza y Salvador), Brasil tiene plazo hasta diciembre para entregar los otros seis estadios que se comprometió a construir para el Mundial (Sao Paulo, Porto Alegre, Cuiabá, Curitiba, Manaos y Natal).

"Tenemos condiciones de cumplir los plazos pero es necesario destacar que eso exigirá un ritmo mayor de trabajo en las obras en relación al actual ritmo", afirmó Rebelo en una audiencia en el Senado esta semana.

Según el ministro, con excepción del estadio de Sao Paulo, que ya cuenta con gran parte de las obras concluidas, "los otros están con el plazo más apretado, principalmente el de Manaos.

En su visita a las tres sedes, Valcke entregará entradas simbólicas para partidos del Mundial a representantes de los obreros que trabajan en las obras de los estadios.

La FIFA estableció que todos los trabajadores que ayudaron a construir o reformar los doce estadios mundialistas recibirán entradas para uno de los partidos en sus respectivas sedes.

EFE