24 de enero de 2013 / 06:10 p.m.

Oaxaca • El director del Albergue para Migrantes en el Camino, ubicado en Ciudad Ixtepec en la región del Istmo, Alejandro Solalinde Guerra visitó las oficinas de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), para dialogar con su titular, Arturo Peimbert Calvo sobre líneas de trabajo en conjunto a favor de la movilidad humana y otros aspecto de la defensa de los derechos humanos.

Esta visita, que duró alrededor de una hora, es la primera que realiza Solalinde Guerra a las instalaciones de la Defensoría luego de años de no hacerlo.

Durante el encuentro revisaron asuntos como el seguimiento a la Recomendación 12/2012 emitida por esta Defensoría a las autoridades municipales de San Juan Mazatlán, por haber vulnerado los derechos a la libertad, integridad y seguridad personal del presbítero, así como de tres de sus escoltas el día 3 de enero de 2012, en la agencia municipal de Santiago Tutla, al ser privado de su libertad ilegalmente por un grupo de personas.

También dialogaron sobre acciones que la DDHPO realiza para garantizar y defender los derechos humanos de hombres, mujeres, niñas y niños, originarios de otros países y que se ven obligados a cruzar el territorio de Oaxaca para continuar su camino hacia Estados Unidos.

Peimbert Calvo se congratuló de que Solalinde Guerra tenga confianza en el trabajo que actualmente realiza la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca a favor de la movilidad humana.

Después, en entrevista, Solalinde Guerra dijo que el nombramiento de Ardelio Vargas Fosado como delegado del Instituto Nacional de Migración en Oaxaca sigue siendo un mal acierto, "me da muy mala espina por su negro pasado en el CISEN y la Policía Federal, por los migrantes y por mi persona, pero seguiré con mi trabajo y me encomendaré a Dios pues aunque traiga seguridad que me dio el Estado, si quisieran atentar en mi contra lo harán".

Resaltó que detrás de Vargas Fosado existe la política oficial, "se dice una cosa y se hace otra, están hablando de un gobierno que respeta los derechos humanos, pero toda la infraestructura que están creando es de seguridad, si en el INM quieren cambiar tienen que poner a una persona con perfil de derechos humanos, allí está Sadot Sánchez".

"No dudó que el buen trabajo que se ha hecho con respeto a la seguridad y a los derechos humanos se puede venir abajo con el nombramiento del delegado del INM en Oaxaca, "más de 40 organizaciones que defendemos a los migrantes estamos organizados para defender a los migrantes, hay una alarma más para mí, porque lejos de contribuir a una mejor seguridad me expone a una mayor lucha y no bajaré la guardia".

Solalinde Guerra aseguró que para abonar al trato digno de los extranjeros que pasan por el país para llegar a Estados Unidos, "en Migración se debió poner a una persona versada en derechos humanos y con amplia solvencia moral, pero jamás a un policía".

Resaltó que tienen temor de que la delincuencia organizada atente nuevamente en contra de centroamericanos ilegales que desean llegar a Estados Unidos, toda vez que se reanudarán las rutas de la “Bestia”, ya que es utilizada por los delincuentes.

Mencionó que hace 11 días llegaron al albergue alrededor de mil 500 centroamericanos, cuando en épocas anteriores llegaban mil 200 inmigrantes, "aunque no entraron todos al albergue, además de que tuvimos que suspender el registro ya que hicieron fila por más de 14 horas, fue por la seguridad de ellos mismos ante las amenazas de la delincuencia organizada".

Dijo que él realizó un viaje a Chiapas donde habló con el fiscal Alejandro Dina, "él logró capturar dos bandas, una de asaltantes y otra de violadores y secuestradores, la próxima semana tendremos una reunión con autoridades de ese estado, además he sostenido reuniones con autoridades de Oaxaca para ver como se reforzará la seguridad de los migrantes".

OSCAR RODRÍGUEZ