24 de agosto de 2013 / 05:43 p.m.

Luego de una larga espera,  finalmente este viernes  reportó al campamento del  Puebla el mediocampista uruguayo, Carlos Andrés Sánchez,  quien tras vestir la camiseta del  River Plate en Argentina, cambió el  color de La Franja por el azul, para  cerrar así la nómina de extranjeros  en el club Camotero.

"Muy ansioso, quería venir cuanto antes, tengo muy buenas  recomendaciones de Puebla, así  que entregarme cuanto antes al  grupo y estar a la orden del técnico.

 Me mantuve entrenando, así que  creo me va a faltar un poquito en  lo futbolístico, nada, tratando de  cuanto antes hacer los exámenes  médicos y sumarme al grupo".

El centrocampista charrúa dijo  haber seguido de cerca el accionar  del conjunto tras conocer su traspaso  a la organización angelopolitana, lo que a él motiva por el hecho de  llegar al futbol mexicano, que es  donde sabe puede darse la proyección de manera importante,  como muchos otros jugadores lo  han conseguido.

"Es un honor para mí venir a un  club mexicano, al que todo el mundo habla maravillas, uno siempre  tenía la intriga de poder jugar con  mexicanos, estoy agradecido que  Puebla me haya abierto una puerta  y poder demostrar lo que uno sabe  hacer", reveló.

Sobre los que serán sus compañeros, Sánchez advirtió que tras su  paso por el futbol sudamericano  conoce como rivales a su paisano,  Jonathan Lacerda, así como al ariete  pampero, Matías Alustiza, con los  que sabe podrá trabajar de buena  forma, al igual que con el resto, con  los que ya tendrá oportunidad de  platicar de cerca.

Destacó que a expensas de lo que  el técnico diga, él está en condiciones  de saltar al terreno de juego a la brevedad, por lo que será este lunes  cuando inicie los entrenamientos  ya en forma, con el afán de pronto familiarizarse con el esquema de  Rubén Omar Romano, que ha visto  y conoce de fuera.

"El lunes ya si Dios quiere empiezo a entrenar a la par, cuando el  técnico quiera contar conmigo lo  puede hacer, porque hice pretemporada, en lo futbolístico después  agarrando ritmo, se va a ir yendo,  esperemos cuanto antes jugar, lo que queremos es estar cuando  antes.

Lo he visto, a Romano, no  sólo como trabaja aquí en Puebla  sino en otros equipos que estuvo,  como es el futbol mexicano, es muy  táctico, a uno le gusta eso, con  mucha agresividad y buen juego  de pelota", finalizó.