Tomás Víctor López
29 de marzo de 2013 / 04:25 p.m.

Como ha sucedido los últimos años en semana mayor, los aficionados de los Rayados vivieron una fiesta en la tribuna del estadio del Tecnológico en el entrenamiento que el Monterrey realizó en viernes santo.

Tras hacer fila desde temprana hora, poco más de 15 mil aficionados llenaron las gradas de la zona popular y preferente aprovechando los días descanso que se viven en la ciudad.

El apoyo se ofreció desde que el equipo llegó al estadio con cánticos, porras, banderas, mantas y gritos de apoyo, como si se tratara de un partido de temporada regular.

Los fanáticos regios contaron el “Oooh…soy de los Rayados, pongan hue…que ganamos”…”Señores soy rayado y tengo aguante…”… “Ahí está, yo ya lo ví, es el equipo de Vucetich”…o el tradicional “Monterrey, Monterrey…”.

Mientras en otras plazas hay clubes de la Liga MX que batallan para que los aficionados vayan a apoyar a su equipo, el cariño y el fervor de los seguidores Rayados es permanente aun y cuando este semestre no han sido consistentes en sus resultados y en este momento están fuera de zona de calificación.

Los aficionados aplaudieron a Leobardo López mientras el defensa central trotó alrededor de la cancha acompañado del preparador físico, David López.

Como sucedió el año pasado, la directiva dispuso que no se abriera la zona de tribuna numerada, que es la más cercana a la cancha.

Tras poco más de una hora de trabajo tocando el balón, el equipo abandonó el Tec para dirigirse al hotel de concentración.

Salvo un conato de bronca en La Herradura que no pasó a mayores, la jornada transcurrió sin incidentes.

Rayados enfrentará este sábado en casa a los Pumas sabiendo que a pesar de los resultados arrojados hasta el momento, los aficionados brindan al equipo el mismo respaldo de siempre.