16 de febrero de 2013 / 03:12 a.m.

Higueras.- • Con el fin de dar a conocer los daños ambientales que causaría una pedrera en Sierra de Picachos, integrantes de la asociación repartieron información a los conductores que transitaban por Universidad y Sendero, acción que repetirán los siguientes fines de semana.

Integrantes de la asociación ecológica Sierra de Picachos acudieron hasta el cruce de la avenida Sendero y Universidad, en los límites de San Nicolás y Escobedo, para entregar volantes y calcomanías a los conductores con el fin de evitar la instalación de una pedrera en el Municipio de Higueras, Nuevo León.

Violeta Montemayor, presidenta de la asociación, manifestó que la empresa Matrimar, la encargada de la instalación de la pedrera, no tienen permiso para trabajar y ya han desmontado una gran parte donde se han llevado a su paso vegetación, entre ella la de la planta denominada orégano, de la cual varios de los habitantes se mantienen de su recolección.

La Sierra de Picachos cuenta con una gran riqueza en flora y fauna, entre ellos bosque de encino y matorral sub montano, además es cuna de oso negro, lobo mexicano, puma, murciélago, águila real, entre otros animales.

Montemayor expresó que este tipo de acciones de entrega de folletos continuará durante los siguientes fines de semana, y la decisión de hacerlo en estos cruces es para dar a conocer a la comunidad regiomontana sobre esta situación que también provocaría problemas de salud a los habitantes del municipio de Higueras.

En días anteriores se informó que la Semarnat autorizó el cambio de uso de suelo en la zona de la Sierra de Picachos para que la Empresa Matrimar pueda instalar una pedrera, aunque el permiso de operación debe otorgarlo el Estado, señaló el delegado de la dependencia federal, Jorge Gerardo Rodríguez Peña.

También se dio a conocer que la empresa ya había recibido dos sanciones en el 2012, una en materia forestal y otra por impacto ambiental, las cuales ascienden a un millón 200 mil pesos.

Marilú Oviedo