14 de enero de 2013 / 10:14 p.m.

Pese al demoledor arranque de Tigres que lo tiene en el superliderato, el técnico Ricardo Ferretti no se la cree y opta por mostrar un perfil bajo y no marearse por las opiniones de que su equipo es el candidato número uno al título.

Luego de dos jornadas, los felinos suman sendas goleadas, 3-0 a Jaguares y 3-1 al Atlante, ocupando la cima del Clausura 2013, empatados con seis puntos con América y Xolos, pero con mejor diferencia de goles.

"El resultado es bueno, dos triunfos y anotar tres goles por partido, pero todavía tenemos mucho por mejorar", señaló el estratega.

"El campeonato apenas inicia, el torneo pasado en las mismas dos fechas estábamos iguales y yo no quiero caer en triunfalismos, ni nada por el estilo. Volver otra vez a la humildad en el campeonato".

Y es esa humildad que Tuca les remarca a sus pupilos la que quiere que se conserve de principio a fin para cumplir el objetivo principal de esta campaña que es clasificar a la Liguilla y después ir por el campeonato.

"El más humilde debo ser yo, soy el responsables, soy el que pongo las líneas y naturalmente tengo que pensar en humildad y trabajo para que mis jugadores sigan pensando de la misma forma.

"Si yo les pido humildad y trabajo y soy un méndigo huevón irresponsable, pues no tiene chiste, la cosa empieza por uno", mencionó.

LE GUSTARÍA DIRIGIR AL ATLAS

Hace 36 años, Atlas trajo a Ferretti por primera vez al futbol mexicano, motivo por el cual el timonel está agradecido y no le desagrada alguna vez tomar también las riendas de los rojinegros.

"No se ha dado las circunstancias, a veces tengo contrato con otros y no sé si me quiera también, a lo mejor quieren que no vaya, me gustaría, pero a lo mejor dicen no para qué traigo a este cuate", dijo Tuca a su estilo.

Raúl Villarreal | Foto: Roberto Alanís