6 de junio de 2013 / 08:54 p.m.

El candidato del PRI a la alcaldía de Xalapa, mencionó que el sufragio hacia el felino, "denotará un fracaso de quienes tenemos que servirles a los ciudadanos".

 

Xalapa • El ‘CandiGato’ Morris y su rápida fama ha generado reacciones encontradas entre la clase política, autoridades electorales y ciudadanía veracruzana, pues mientras unos consideran la “postulación” como una falta de respeto, una burla y hasta locura, otros más refrendan su apoyo y admiten que esto evidencia que algunos funcionarios no están funcionando, ni entregan buenos resultados a la población.

Autoridades electorales dejaron en claro que quienes voten por el "Gato Morris" simplemente estarán anulando su voto, porque la legislación no permite candidaturas ciudadanas o independientes de personas, mucho menos de un "animal virtual".

Américo Zúñiga, candidato priista a la alcaldía de Xalapa, a la que también "aspira" el felino, apuntó que un voto hacia el gato "será y tendrá que ser respetado…también denotará un fracaso de quienes tenemos que servirles a los ciudadanos con un voto mayoritario en las urnas".

El fenómeno desatado por Morris entre los habitantes de la capital del estado es una expresión ciudadana que obliga a quienes están en el servicio público "a atender y estar claros del mensaje que nos manda la sociedad como la aparición de un personaje ficticio pero que sin lugar a dudas tiene una connotación muy clara, que los ciudadanos no quieren y no admiten y jamás van a darle su confianza a una persona deshonesta".

Por su parte el representante del Partido Alternativa Veracruzana ante el Instituto Electoral Veracruzano, Alfredo Arroyo Pérez, apuntó que el hartazgo que tiene la ciudadanía hacia los partidos políticos tradicionales está motivando este tipo de manifestaciones en las redes sociales.

"La ciudadanía tiene un hartazgo de los partidos políticos tradicionales pues en este proceso electoral vamos a ver caras que tiene décadas en el poder y son esos famosos chapulines que brincan de un lado a otro".

El panista Julen Rementería, candidato a diputado plurinominal, indicó como ocurrencia es buena, pero si el asunto es en serio simplemente se trata de una falta de respeto al electorado y algo propio de un loco, demente.

Si bien en las boletas electorales siempre aparece la leyenda de candidatos no registrados, jurídicamente no se puede votar por alguien ficticio.

Para lo que sí sirve este espacio en blanco es para conocer este tipo de manifestaciones que son un reflejo de la realidad que vivimos.

El fenómeno del Gato Morris este jueves ocupó portadas y hasta nota "de ocho" de varios diarios de la entidad veracruzana y aunque el animal es "candidato" para la alcaldía de Xalapa que ocupa Elizabeth Morales, ya otros municipios están reclamando también que los gobierne.

ISABEL ZAMUDIO