14 de diciembre de 2013 / 12:01 a.m.

Monterrey.- A los usuarios del transporte urbano sólo un milagro navideño los salvaría del incremento en la llamada tarifa de castigo: los votos que definirán esta condición se encuentran inclinados a favor de los transportistas.

Una cuarta parte de los sufragios recae en manos de los empresarios del ramo, que a través de representantes de rutas urbanas, suburbanas, regionales, transporte de carga y demás, acaparan 11 de los 44 asientos del Consejo Estatal del Transporte y Vialidad, en cuyo seno se aprobará el alza planteada.

El resto de los participantes son cámaras empresariales, representantes de la iniciativa privada, funcionarios del gobierno estatal y federal, universidades y diputados locales.

Y lo que es peor, aquellos que representan a los usuarios son elegidos cada 3 años en una convocatoria lanzada por el gobernador del estado en turno, en tanto que las organizaciones que velan por los trabajadores usuarios surgen a propuesta de la Secretaría del Trabajo, y la representación de las personas con discapacidad llega al Consejo por recomendación del DIF estatal.

Para aprobar el alza tarifaria se requiere únicamente de mayoría simple, es decir, de la mitad más uno de los votos presentes.

Aunado a lo anterior, los hombres y mujeres que el próximo 20 de diciembre decidirán si la tarifa sin tarjeta Feria se incrementa de 10 a 12 pesos son personas a las que esta medida no les impactará en el bolsillo ni en su manera de trasladarse.

Un análisis de las personas con derecho a voz y voto dentro del Consejo Estatal del Transporte y Vialidad arroja que ninguno de ellos sufrirá dicho incremento, ya que sus salarios se encuentran muy por encima del mínimo, y su medio de transportación son las unidades oficiales, muchas veces con chofer incluido.

Como ejemplo, el director de la Agencia Estatal del Transporte, Víctor Manuel Martínez, devenga un salario mensual de 103 mil 421 pesos, apenas por debajo de los 105 mil 288 pesos mensuales que Fernando Gutiérrez Moreno recibe en su calidad de secretario de Desarrollo Sustentable.

El director del Consejo, Jesús Villarreal, tiene un sueldo de 78 mil 400 pesos al mes, casi lo mismo que cobra el diputado local del PRI, Daniel Torres, cuya dieta es de 79 mil 956 pesos.

Del resto de los consejeros se desconoce la información ya que no es pública, pero se trata de empresarios, dueños de rutas, académicos, funcionarios estatales y municipales e incluso alcaldes, que de vez en cuando asisten para manifestar su posicionamiento.

Todos ya fueron convocados para reunirse el próximo 20 de diciembre al mediodía en el piso 17 de la Torre Administrativa, a fin de votar en sesión privada el incremento a la tarifa del transporte, pese al reclamo popular para que este golpe no se materialice.

Luis García