30 de abril de 2013 / 01:38 a.m.

Hermosillo • Sentado en la silla del gobernador Judas Alberto Parra Torres, reparte sonrisas. Él es el niño de apenas cinco años que salvó las vidas de sus hermanos cuando, los rescató de morir incinerados durante el incendio en la vivienda de sus padres.

Judas, quien ahora vive con sus abuelos paternos, se convirtió en el gobernador más joven de la historia política de esta entidad. Gobernador, si, por un día, pero al final de cuentas, Gobernador.

Para ser gobernador, Judas no tuvo que reunir al Congreso de Sonora para que redujera la edad legal para ocupar ese cargo. Tampoco pasó por la aduana de una elecciones.

Por su acto heroico y la confabulación del "Día del Niño", Judas Alberto llegó a la silla en la que han soñado sentarse no pocos políticos, sonorenses y avecinados de este estado.

A las nueve de la mañana, Judas Alberto abordó el automóvil oficial, esta vez conducido por Guillermo Padrés.

En la Centro de Gobierno, presidió la instalación del Comité Estatal Intersecretarialde la Cruzada contra el Hambre.

Posteriormente, el Gobernador por un Día se trasladó a Palacio de Gobierno para continuar con las actividades en la agenda y ofreció la entrevista “banquetera” a los reporteros de medios de comunicación.

“He trabajado con mi Tio, el Gobernador en dónde él trabaja, y vine en la camioneta: me llevó a su trabajo, hicimos el trabajo que nos dijeron, me gusta jugar y trabajar”, respondió Judas Alberto.

Al mediodía, el Gobernador Infantil recibió en su despacho a los 33 Diputados Infantiles del Congreso del Estado, primero en su oficina particular y después en un evento en el Salón Gobernadores.

En esa actividad también estuvo presente la Presidenta del DIF Estatal, Iveth Dagnino de Padrés.

Al final del día, cansado pero satisfecho, Judas Alberto regresó a su hogar, junto a sus abuelos y sus hermanos a quienes salvó la vida el pasado 6 de marzo al incendiarse la casa en que vivían con sus padres.

FELIPE LARIOS GAXIOLA