1 de septiembre de 2013 / 11:41 p.m.

La estadounidense Serena Williams, número uno del mundo, alcanzó hoy de nuevo los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos al ganar con facilidad por 6-4 y 6-1 a Sloane Stephens. Esto en la esperada revancha entre las dos tenistas locales.

El interés generado por ver a las dos mejores actuales jugadoras de su país sólo duró los 52 minutos del primer set, cuando Stephens pudo aguantar el poder de la vigente campeona del torneo, y luego fue todo un paseo de la hermana menor de las Williams.

Serena, primera cabeza de serie, que tendrá de rival en los cuartos de final a la española Carla Suárez Navarro, decimoctava favorita, esta vez fue muy superior a Stephens y se vengó de la derrota sufrida a comienzos de año en Australia.

Williams, que busca su quinto título del último torneo de Grand Slam, no dejó dudas de su superioridad sobre Stephens, que nunca encontró su mejor tenis con los golpes desde el fondo de la pista.

Serena fue dominante en todas las facetas del juego como demostraron las estadísticas finales, que la dejaron con seis 'aces', cuatro dobles faltas, 22 golpes ganadores y 13 errores no forzados, comparados a los números de Stephens que fueron de 0, 4, 15 y 29, respectivamente.

Williams aprovechó cuatro de diez oportunidades de quiebre de saque por una de dos que tuvo Stephens, que subió doce veces a la red para ganar seis puntos, mientras que la campeona defensora llegó trece veces para conseguir nueve tantos con sus voleas.

El denominado desafío de generaciones del tenis femenino estadounidense confirmó que sigue en poder de la veterana jugadora, que volvió a aportar un juego cada vez más físico y de potencia en sus golpes, sin respuesta por parte de las rivales.

Sólo ver el físico que presenta la hermana menor de las Williams es para impresionar a sus rivales, incluida una tenista como Stephens, de 20 años, que va por el mismo camino de la que hoy fue su verdugo en la pista central Arthur Ashe.

Williams, de 31 años, está ya en los cuartos de final con apenas trece juegos perdidos y sin que le hayan ganado ningún set sus rivales anteriores, la italiana Francesca Shiavone y las kazajas Galiana Voskoboeva y Yaroslava Shvedova, respectivamente.

Stephens, que alcanzó por tercer año seguido la tercera ronda en Flushing Meadows y que parecía que había ido de menos a más, no pudo pasar a la semana grande porque Williams confirmó que es la gran favorita al triunfo final.

Williams ganó por segunda vez a Stephens en el tercer cruce que han tenido como profesionales, todos este año.

Ahora su atención estará puesta en Suárez Navarro, de 24 años, que superó a la alemana Angelique Kerber, octava favorita, por 4-6, 6-3 y 7-6 (7-3), en lo que será el tercer duelo entre ambas tenistas, con ventaja de 2-0 para Williams, que la ganó 6-2 y 6-0 en los cuartos de final del pasado torneo de Roma.

Suárez Navarro, que remontó un 2-4 adverso en el tercer set, se convirtió en la primera española que alcanza los cuartos de final en el Abierto de Estados Unidos desde que lo hizo Arantxa Sánchez Vicario en 1998.

Tras vencer a Lauren Davis primero, y a la también estadounidense Coco Vandewghe después, y a la china Jie Zheng a continuación, Carla se deshizo de Kerber tras una lucha sin cuartel de dos horas y 40 minutos, que ambas tenistas protagonizaron en la pista Louis Armstrong.

Suárez Navarro, que tendrá como premio la mejor clasificación de su carrera entre las quince mejores del torneo, para convertirse en la primera española en ese grupo desde Conchita Martínez en octubre del 2003, fue la que al final tuvo más aguante físico ante el fuerte calor y humedad que se dio en la pista.

El partido estuvo parado durante diez minutos al finalizar el segundo set debido al excesivo calor, y ambas jugadoras lo notaron a la hora de colocar sus golpes y llegar a las pelotas cruzadas, de ahí los 50 errores no forzados de Kerber por 47 de Suárez Navarro.

Kerber tuvo su oportunidad con 4-2 en el tercer parcial, y Suárez Navarro la suya tras remontar y servir con 5-4 a favor, pero ambas las desperdiciaron.

Fue en el desempate, donde Suárez Navarro colocó los mejores golpes de revés, su mejor arma, el primer duelo contra Becker, y lograr su mejor clasificación en el Abierto de Estados Unidos, además de ser la única española que continua en la competición de las siete que la comenzaron.

Esta noche también verán acción la polaca Agnieszka Radwanska, tercera cabeza de serie, que se enfrentará a la rusa Ekaterina Makarova (24), y la china Na Li, quinta favorita, se enfrentará a la serbia Jelena Jankovic, novena preclasificada y exnúmero uno del mundo.

EFE