30 de junio de 2013 / 01:33 a.m.

García.- • El sol cae a plomo en un ambiente semidesértico, en donde conviven animales a franjas como cebras o de gran altura como las jirafas, mientras el incesante calor, que durante la jornada golpeó, por fin va cediendo. Esto parece ser una imagen de tierras lejanas, sin embargo, se encuentra en pleno municipio de García, en donde el parque Xenpal se prepara para recibir a los vacacionistas.

Tras la salida de prácticamente todos los alumnos de educación básica, el parque, en el cual se albergan desde animales de granja hasta algunos que se ven en la sabana africana, se preparan para recibir a los vacacionistas.

Ubicado a solo siete kilómetros de las Grutas de García, el principal atractivo del municipio que antes era considerado periférico, el parque Xenpal da la oportunidad a chicos y grandes de ver de cerca e incluso alimentar a los animales salvajes, de los cuales algunos son tan peculiares que no se encuentran en los zoológicos cercanos, como es el caso de canguros.

"Aquí la gente puede tener un acercamiento con los animales, algunos nunca han visto de cerca un canguro y aquí es su primera vez, donde conviven con ellos al abrazarlos y tomarse fotos con ellos. Hay una cría y su mamá", explica Ricardo Martínez, guía de Xenpal.

Si bien el recorrido por Xenpal no es muy extenso, los visitantes pueden convivir en un área de granja con pollos, gallinas, conejos, un pequeño ciervo rojo, una canguro de seis meses y varias serpientes y lagartos.

Al salir, el visitante puede convivir de cerca con cebras africanas, llamas, ciervos rojos adultos, asnos, bueyes, caballos, y una canguro hembra de seis años.

Sin embargo, la mayor atracción es Tito, una jirafa macho a quien, al igual que al resto de los animales, se puede alimentar con zanahoria como si fuese postre.

Las atracciones y sorpresas para chicos y grandes no terminan ahí, pues Porfirio, un camello adulto, puede pasear por 35 pesos a los visitantes, o bien los niños pueden cabalgar en ponys por 25 pesos.

A este paseo se le agrega además tortugas de desierto, guacamayas y monos brasileños, ofreciendo a los paseantes en poco tiempo, recuerdos que pueden perdurar por siempre.

ISRAERL SANTACRUZ