— REYNALDO OCHOA
4 de septiembre de 2013 / 01:03 p.m.

Monterrey • Otra vez fue el momento Godar...

En esta ocasión Érick Godar Ureña no estaba en fotos semidesnudo o levantándose la camisa mostrando moretones mientras denunciaba un presunto abuso policíaco.

 

Tampoco estaba esquivando las monedas que un militante del PRD le lanzó cuando desde la tribuna del Congreso anunciaba su renuncia al partido del Sol Azteca entre gritos de “vendido” y “lomaicearon”.

 

Atrás quedó también aquella rueda de prensa donde anunciaba su intento afiliarse al Partido Verde Ecologista...

 

En esta ocasión los reflectores voltearon sobre él indirectamente pues se convirtió en el engrane principal de un cambio que se dio este martes en el Congreso del Estado, pero que se vislumbra tendrá consecuencias por el resto de la actual Legislatura.

 

Su participación directa fue de sólo 3 minutos: “anuncio mi reintegración al partido con el que fui electo; el PRD”, dijo el legislador en la tribuna.

 

Con esto, no sólo regresaba la mayoría de votos al PAN en el Pleno, pues el blanquiazul mantiene una alianza con el Sol Azteca desde el inicio de la Legislatura, sino que también abría la puerta para que Acción Nacional recuperara el control de la Comisión de Coordinación y Régimen Interno, y de paso destituyera por unos minutos al priista, Francisco Cienfuegos, de la Presidencia del Congreso, a unos días de haber tomado posesión.

 

Cienfuegos Martínez, diputado priistas cercano al gobernador Rodrigo Medina, intentó detener el regreso de Godar al PRD y esto ocasionó que el PAN, argumentando violaciones al reglamento interior del Congreso, solicitara su destitución.

 

En un punto sin salida, el PRI reviró, pidió un receso y buscó el escape: cedieron el regreso del hasta ayer diputado independiente a la fracción amarillo y negro.

 

Pero ahí sólo comenzó la jugada del Acción Nacional, que en cinco horas logró hacerse del control del Congreso del Estado, el mismo que durante un año no tuvo pese a ser grupo mayoritario.

 

Lo primero que hizo el coordinador panista, Alfredo Rodríguez Dávila, fue borrar la travesura del ex diputado Héctor Gutiérrez que durante la anterior Legislatura se encargó de minar el control de las mayorías parlamentarias, en virtud de que venía un Congreso controlado por la oposición

.

Así el legado de Gutiérrez de la Garza perduró durante un año de la actual legislatura, obligando al PAN a consensuar todo con el PRI, desde compras, contratos con proveedores y empleados.

 

Eso cambió ayer y la Cocri, con la mayoría de PAN y PRD, aprobó un nuevo acuerdo para ceder a Acción Nacional el control financiero y administrativo.

 

Ya encarrilado, Rodríguez Dávila presentó una nueva conformación de Comisiones, donde le quitó las mayorías al PRI de las comisiones más importantes, como Justicia y Seguridad Pública; Legislación, y particularmente Hacienda del Estado, de cara al análisis del nuevo presupuesto de egresos del Estado para el 2014.

 

Todo esto se hizo ya con el abandono del PRI, tanto de la sesión de pleno como de la Cocri, tras de las cuales el PRI dio una rueda de prensa.

 

“Fue un albazo a base de billetazos”, acusó el líder tricolor, Edgar Romo, quien no obstante se negó a reiterar si el PAN había comprado a Godar, “como dijo Juan Gabriel; lo que se ve no se pregunta”.

 

Al final la decisión se refrendó en el Pleno y las nuevas conformaciones comenzaran a operar desde este miércoles.

 

“Es el karma” dijo al final del día un empleado del PRI, mientras recordaba que apenas el domingo al arranque del nuevo periodo de sesiones gritó; “uy, que miedo” cuando el panista Jesús Hurtado amenazó a los priistas con una frase: “este año van a conocer a la verdadera bancada del PAN”.